NEUROTICISMO ¿QUÉ ES Y QUÉ SIGNIFICA? |Javier PN [psicología]

21.08.2012 15:54

Credendo Vivis o Patocracia les he hablado del rol que parecen tener ciertas afecciones mentales a la hora de realizarse interacciones entre diversos sujetos. La cosa, a parte de cierta, resulta lejana para el lector ordinario pero es una realidad que se da en todos y cada uno de los estratos sociales. Quizás, sólo para saber de que se está hablando (y evitar así la los errores que de común se dan), sea necesario explicar-por partes y en diversos artículos- cada una de las afecciones a las que hago referencia. No persigo otro fin que el de poner esta información en conocimiento del lector para que sea el quien, en última estancia, pueda hacerse una idea e identificar ciertas sintomatologías cuando estas aparezcan. Hoy voy a hablarles sobre el neuroticismo. Debemos el término neurotismo al psicólogo conductista Hans Eysenck, que lo define un rasgo psicológico estable (aunque con variaciones de grado) que define una parte de la personalidad del individuo que se caracteriza por: inestabilidad e inseguridad emocional, tasas elevadas de ansiedad (miedo), estado continuo de preocupación y tensión, desarrollo de sentimiento de culpabilidad (pecado), unido a sintomatología psicosomática. Básicamente, podemos definir este trastorno como la inadecuada respuesta del individuo al estrés. Las personas afectadas por este trastorno suelen tener una percepción sesgada hacia los acontecimientos negativos de su vida, de tal modo que llegan a desarrollar personalidades que permitan continuar con sus preocupaciones y pensamientos negativos. Éste rasgo (en análisis factorial, se entiende) es dimensional, es decir, toda persona afectada lo estará en grado siendo que los que se alejen significativamente de la media poblacional presentarán severas anomalías en su conducta. Cabe señalar la dimensión de paersonalidad denominada neuroticismo es sumamente vulnerable a la neurosis, los que implica una baja tolerancia a el estrés tanto físico como psicológico. Todas las dimensiones tienen unos rasgos predominantes y en esta dimensión son la sugestionabilidad, falta de persistencia, lentitud, represión de hechos que resultan desagradables y asociabilidad. Por hacerlo más completo (aunque en nuestros días la lectura aumente el estrés psicológico de algunos), decir que este trastorno mental -sin evidencia de lesión orgánica, añado- se caracteriza por la presencia de un nivel elevado de angustia y una hipertrofia disruptiva de los mecanismos compensadores de la misma. El sujeto mantiene un adecuado nivel de introspección y conexión con la realidad, pero presenta la necesidad de desarrollar una serie de conductas inadaptativas con objeto de disminuir el nivel de estrés. Se trata, en realidad, de un rasgo caracterial que acompaña al sujeto durante toda su vida, de gravedad variable, que pueden resultar en incapacitantes y precisar hospitalización. Factores muy importantes para el diagnostico de las neurosis son el examen mental, la historia personal del paciente, la evaluación medica y las observaciones del curso clínico de la enfermedad. Además, las pruebas psicológicas, especialmente el test Rorschach (ese que másde cuatro piensan que no valepara nada), resultan muy útiles para identificar las neurosis y así diferenciarlas de las psicosis (u otros posibles trastornos orgánicos). Test de Rorschach Para mejor hacernos una idea de la sintomatología asociada a la neurosis y el neuroticismos, de forma breve expondré los cuadros clásicos: 1-. Anomalías en la actividad sexual. Los neuróticos manifiestan este tipo de trastornos de un modo predominante. Entre ellos cabe destacar la masturbación patológica que es cuando se prefiere ésta a la satisfacción sexual, entendiéndose como un síntoma neurótico y no la causa de la enfermedad, que luego pasa lo que pasa. La impotencia, en diversas facetas: Impotencia total con falta de erección (muy infrecuente), trastornos de la eyaculación, que comprenden la eyaculación precoz, retardada o ausente (cuidado con los mal llamados “ejercicios tántricos”, no recomendados por ningún profesional del sexo, sólo por santones), y la impotencia orgasmática – frigidez - que involucra defectos en la sensibilidad voluptuosa (este tipo es muy frecuente y en general ignorado por el sujeto). Para completar el cuadro y sólo para el interesado (que los otros ya lo habrán desechado), mencionar parafilias y disfunciones sexuales que son síntoma de la neurosis: Parafilias: Exhibicionismo, fetichismo, froteurismo, pederastia, masoquismo, sadismo, zoofilia, travestismo o voyeurismo. Todas ellas vinculadas a una satisfacción distinta de cópula humana, siendo el exhibirse, frotarse, someter a un individuo, etc. Disfunciones sexuales: Deseo inhibido, aversión al sexo, anorgasmia, impotencia, eyaculación precoz, dispareunia, vaginismo 2-. Manifestaciones agresivas. El neurótico manifiesta generalmente un estado de ánimo inestable, contradictorio y con tendencia a la irritabilidad. Hace 5 minutos todo lo arreglaba con amor y ahora, en un estado de furia ciega, recomienda la violencia contra el débil. La agresividad del neurótico está relacionada con sus perturbaciones a nivel sexual (aquello de ir “mal follao”, si lo quiere entender), por lo que el sujeto teme tanto a su propio deseo como a su propia violencia. La agresividad manifiesta distintas modalidades, y así, puede ser: desplazada, de la madre a todas las mujeres; invertida, sentirá temor en lugar de violencia o agresividad; y autopunitiva, cuando la agresividad es revertida por el neurótico contra sí mismo. Un paciente melancólico puede pasar al acto suicida, ya sea autoagresivo por o dentro del dramático cuadro de un “suicidio altruista” (como sabemos que se ha dado en algunas sectas). La intensidad del dolor moral, del sentimiento de desvaloración y sobre todo de incurabilidad – que ya le digo que la neurosis/neuroticismo SÍ se curan – le empujará a extinguir esta quemadura interna con un gesto salvador (del suicidio les hablaré otro día). La agresividad de un paciente en estado de furor maníaco aparece sobre todo en el contexto de su agitación, ya sea mantenida o no por una actividad delirante. La mayor parte del tiempo esta agresividad se manifiesta por un comportamiento menos peligroso, atienda: injurias e insultos, irritabilidad, desinhibición sexual o rasgos caracteriales exacerbados. En estados delirantes agudos, la agresividad se mantiene por los temas del delirio. Un caso particular es del de las psicosis puerperales en el curso de las que un gesto agresivo en el encuentro con el niño puede ocurrir en cualquier momento. Por oposición a la agresividad consciente del esquizofrénico citada anteriormente, existen en el paciente neurótico conductas agresivas catatónicas impulsivas, por definición imposibles de prever en las que exteriorizada súbitamente una agresividad con manifiesta descoordinación motriz. Cualquier forma de expresión puede encontrarse interrumpida en pleno curso (cólera, injurias,…) o llevada a término con frialdad (homicidio patológico, muertes en serie,…). En cuanto a la angustia de troceamiento, de aniquilamiento, las automutilaciones, los choques violentos y repetidos permiten al neurótico (ahora con un brote psicótico), tanto niño como adulto, percibir su cuerpo dispuesto a estallar. En el curso del desarrollo paranoide, en cualquier momento, un síndrome de influencia puede suponer un gesto agresivo: respuesta a una exhortación alucinatoria o misión divina. 3-. Trastornos del sueño. Este tipo de perturbaciones es muy frecuente y está vinculado a la conciliación del sueño, a su continuidad y al tipo de sueño que manifiesta (generalmente pesadillas autoinducidas producto de su obsesión). Entre los trastornos del sueño típicos se encuentran: Insomnio, hipersomnia, parasomnias, terrores nocturnos, sonambulismo y disomnia. Siempre como síntomas, no como causas de la enfermedad. Recuérdelo. 4-. Astenia. Los estados de fatiga caracterizan a la mayoría de los cuadros neuróticos, y es un síntoma expresivo de la lucha del individuo contra sus impulsos sexuales y agresivos. Y no es que se encuentre cansado por que realice un gran esfuerzo laboral (que es lo que suelen argumentar, ya que siempre dicen ser los que más trabajan, aunque es mentira), sino que padecen de una digamos, agotamiento psicológico y una hartura de sí mismos. Por no alargar, cerraré aquí la lista de síntomas. Como puede comprobar, todos estos trastornos son facticios (no naturales, creados por el individuo) Típico del neurótico son los denominados como mecanismos de proyección, que consisten en atribuir a los demás lo que proviene de uno mismo. Llegando a crear enemigos ficticios que representan la suma de todo mal (el del paciente), y que obran y se ocultan de una manera totalmente paranoide. Muy a menudo la enfermedad incluye angustia y una exageración o hiperactividad de los mecanismos que emplea el paciente comúnmente para resolver su angustia al estress; la forma que adoptan los episodios neuróticos, siempre corresponde a la personalidad del individuo que los sufrió. Pero en líneas generales es como les cuento. El cuadro clínico del paciente puede ser diferente en cada caso, pero se caracteriza por: Dolor de cabeza, voluntad débil, perdida de las ganas de trabajar (ellos creen que hacen el mayor esfuerzo pero en realidad lo que sucede es que no quieren) y sueño alterado. Muchos hombres y mujeres que padecen de estos síntomas, realizan su trabajo diario y cuando acuden al médico no se les encuentra lesión alguna. La personalidad mental de los neuróticos sufre una serie de reacciones nerviosas muchas veces silenciosas, suscitadas por el ambiente que lo rodea y la distorsión a la hora de percibir la realidad en la que están inmersos. Los episodios neuróticos aparecen más frecuentemente entre los 25 y los 45 años y, con excepción de las neurosis hipocondríacas, siguen aumentando hasta los 60 años de edad (ahora entenderá mejor porque en ciertos círculos estas edades predominan, incluida la neurosis hipocondríaca). Aunque los síntomas neuróticos son raros durante la niñez, algunos rasgos de personalidad asociados con neurosis adultas pueden ser identificadas durante la pubertad. Y es que en gran medida, la neurosis no se contrae ni desarrolla, sino que se aprende. De ahí la incorrecta respuesta al estrés. Una mala educación (y no me refiero a comer con cubiertos ni evitar decir tacos o la tenencia de un título universitario), la dejadez de los progenitores, la ausencia de referentes paterno y materno o la desestructuración familiar, engendran neurosis. Las mujeres parecen ser mas susceptibles a los rasgos histéricos y a las neurosis depresivas (quizás porque dentro del contexto cultural estén sometidas a un grado mayor de estrés). En 1973, Kolb, realizó estudios que indicaron que la neurosis de angustia y las neurosis depresivas juntas constituyen más del 80% de los episodios neuróticos que se ven en la práctica médica general Reich, P y Kelly, M, Medicina interna de Harrison plantean que existen varios tipos de neurosis, dentro de estas hay ocho principales. 1.- Neurosis de angustia. Se caracteriza por las manifestaciones de una angustia permanente. Comprende elementos somáticos y psíquicos, con un predominio fundamental de la angustia física. Entre los elementos somáticos se evidencian síntomas respiratorios (ahogos, afonías, etc.), síntomas cardiovasculares (taquicardia, palpitaciones, etc.), síntomas digestivos (vómitos, diarreas, espasmos gástricos, constricción faringes, etc.) síntomas urinarios (poliuria, etc.), síntomas neuromusculares (temblores, dolores pseudorreumáticos, etc.), síntomas sensitivos o cutáneos (crisis de prurito, cefaleas, zumbidos de los oídos, etc.) Entre los síntomas psíquicos podemos citar la peyoración imaginaria de la existencia (la angustia produce sentimientos paralizadores y pesimistas, sentimiento de culpa, pecado); la espera de un peligro (lamentaciones, presentimientos, amenazas, etc.), el ansioso está atrapado por el peligro que experimenta, desposeído de sus facultades de análisis y de control, sin poder apartarse de la terrible situación que le fascina y contra la cual no hace nada, salvo alimentarla para que le produzca una mayor ansiedad. Parece ser que la causa viene determinada por complejos inconscientes infantiles. Entre las causas de esta enfermedad se hallan los factores de la represión libidinosa y el complejo de culpa, la represión y las situaciones frustrantes de separación y abandono. Generalmente se asocian al sobreproteccionismo materno, la ausencia de algún referente progenitos y los complejos de Edipo/Electra. Tratamiento. Implica una combinación de métodos psicológicos y fisiológicos. La psicoterapia es una terapéutica de reforma del Yo, a partir de la comprensión del estado permanente de angustia. La terapéutica sedante incluye medicamentos tranquilizantes, curas de sueño y relajación. Neurosis fóbica. Se caracteriza por la sistematización y desplazamiento de la angustia sobre un objeto o una situación, que se transforman en terroríficos. La fobia es un medio específico intenso que proyecta el estímulo hacia el exterior para disminuir la sensación de angustia. Los temas fóbicos más frecuentes son la agorafobia (fobia o temor a los espacios descubiertos), la claustrofobia (fobia a los espacios cerrados), etc. En las fobias del adulto, la angustia es provocada por el espacio, que involucra los temores fundamentales: vértigo fóbico (miedo a los ascensores, montañas, etc.); miedo a la oscuridad; miedo a la muchedumbre (miedo de hablar en público, etc.); miedo de los medios de transporte (miedo del tren, avión, etc.); miedo a los animales, etc. Entendiéndose siempre desde la patología y no desde la puntualidad de un hecho. Todos estos aspectos y temas tienen como finalidad desplazar la angustia valiéndose para ello del pretexto del objeto fóbico. Es decir, el individuo organiza así distintas conductas fóbicas: de evitación, que consiste en evitar el objeto que le atemoriza; de tranquilización: el sujeto procura no estar solo o acompañarse de objetos que le proporcionan seguridad en claro caso de apofenia. El individuo fóbico está en una continua alerta para descubrir los peligros que presupone en el ambiente que le rodea, y organiza actitudes de huida, que pueden ser pasivas: inhibición, timidez con el otro sexo, indecisión o directamente rechazo total del contacto con los demás; y activas o de comportamiento desafiante, en las que el sujeto procura mantenerse continuamente ocupado. La vida sexual del fóbico está dominada por una complicada inhibición. Tratamiento. El tratamiento del neurosis fóbica consiste en el psicoanálisis clásico, que puede llevar al fóbico a enfrentarse con sus temores para analizarlos y resolverlos. El pronóstico en este sentido es bueno. Asimismo suelen aplicarse psicoterapias sintomáticas, dirigidas al descondicionamiento, y también puede recurrirse a una medicación antidepresiva. Histeria o neurosis histérica. (Del griego “Histerion”, útero) La histeria es un tipo de neurosis que se caracteriza por la hiperexpresividad somática de las ideas, la imágenes y los afectos inconscientes por la conversación somática de los conflictos inconscientes. El carácter histérico. Las manifestaciones histéricas (espasmos: imposibilidad de tragar, urinarios, genitales; algias, dolores sintomáticos; y los trastornos generales: edemas, urticarias, anorexia, etc.) aparecen en la superficie del cuerpo del sujeto, y su carácter evidencia tres aspectos: la sugestibilidad, es decir, es un individuo plástico, sin fijarse a una identidad personal firme; la mitomanía, ya que el histérico fabula, fantasea y es un comediante que está ofreciendo un continuo espectáculo; y las alteraciones sexuales, es decir, su insatisfacción sexual, como el donjuanismo y el mesalinismo, que suelen ocultare impotencia, frigidez o perversiones, como ya vimos. A menudo se tiende a asociar histeria y la mal llamada posesión diabólica (o demoniaca). Créame si le digo que poco o nada tienen que ver la una con la otra, aunque existan toda una pléyade de charlatanes que hagan de su capa un sayo en base al histrionismo histérico de algunos sujetos, generalmente sujetas (suelen ser más las supuestas endemoniadas, si le interesa el tema busque información adicionalsobre supuestas posesiones,sobre todo en ámbitos evangelista, Nueva Era y sobre todo en homicidios que esgrimen tal excusa). La escuela psicoanalítica aporta características fundamentales del carácter histérico: la inconsistencia de la persona, la represión amnésica de los acontecimientos reales y la falsificación de la existencia (todos carne de secta, y con secta me refiero a lo religioso,político,deportivo,etc.). Se distinguen dos tipos de histeria: 1) De tipo conversivo, en la cual los síntomas incluyen a los sistemas neuromusculares y sensoriales. 2) De tipo disociativo, en la cual aparecen los trastornos de la conciencia. En algunos casos se tiene la impresión de que el paciente obtiene beneficios a partir de su estado de incapacidad lo cual lo lleva a confundir la enfermedad con la simulación (porque la etiqueta imbuye poder: ¡Estoy mu’ loco! ¡Soy un chungo! e incluso ¡Soy mayor que tú, que no sabes!). Los síntomas principales de las neurosis histéricas no están bajo el control consciente del paciente, así la verdadera simulación puede llegar a ser una manifestación de un trastorno de personalidad (cosa ésta másgrave). Se ha comprobado que en algunos casos, los pacientes presentan alucinaciones visuales, aisladas no acompañadas de pensamientos falsos. El tipo de histeria de conversión presenta una enorme variedad de síntomas difusos, como parálisis motora o ceguera, trastornos del sistema nervioso, incluyendo temblores y parálisis localizadas, parestesias y estados variables de crisis de tipo epiléptico (diferenciándose en este punto de lo que se entiende por “posesión”). Los estados disociativos surgen por la repentina emergencia del estado consciente de impulsos destructivos primarios; esos estados se presentan con cierta frecuencia después de que los pacientes han cometido un acto violento y llegan a constituir problemas en el juicio mayores que los que el neurótico tipo suele tener. Tratamiento. Involucra un psicoanálisis que permitirá al histérico una toma de conciencia terapéutica. Además, existen terapias alternativas entre las que se has experimentado el narcoanálisis, las curas de sueño y el hipnotismo, seguidas de una psicoterapia que tiene como objetivo primordial limitar las ambiciones del histérico y mejorar su conducta. En última estancia se sabe de tratamientos disciplinarios correctivos. Neurosis obsesiva. La neurosis obsesiva está definida por el carácter forzado (compulsivo) de las ideas, los sentimientos o las conductas, que se imponen al sujeto y que le obligan a una lucha inextinguible, sin que el propio sujeto deje de considerar irrisorio ese comportamiento incoercible. Los síntomas pueden clasificarse en los cuatro apartados siguientes: pensamiento compulsivo (le invaden ideas obsesivas que se le imponen a sus pesar; actividad compulsiva (tendencia los actos impulsivos, agresivos, como toda la calaña que hemos podido observar); ritos del pensamiento mágico (realiza actos repetitivos de carácter simbólico sin ningún tipo de efecto sobre la realidad objetiva); y psicastenia, es decir, astenia psíquica, agotamiento producto de una lucha agoradora. Estos cuatro elementos de denomina obsesión, ya que el enfermo se atrapa a sí mismo con sus propias defensas. Carácter obsesivo. Presenta una fisonomía muy particular: tendencia a crisis morales de conciencia, tendencia a la abulia y la duda, timidez frente al contacto social, disposición al autoanálisis y la introspección, trastornos de la sexualidad e, incluso, alteraciones psicomotoras como la tartamudez, los tics, etc. Tratamiento. El tratamiento de este tipo de neurosis presenta, según sea su tipo, deferentes posibilidades, El psicoanálisis se convierte en algo especialmente largo y complicado aunque es teóricamente adecuado. Esto es así, porque el obsesivo tiene una compulsiva tendencia a racionalizarlo todo (logica paranoide) y a erguirse en contra de la transferencia, del mismo modo en que lo hace respecto a cualquier otro tipo de emoción y agente (por ejemplo otras personas que no saben lo que pasa o que no son dignas de saberlo). La quimioterapia ha producido resultados regulares, con la administración de tranquilizantes y neurolépticos. La asociación de la fisioterapia y la quimioterapia se alivian los fatigosos trastornos de los obsesivos. Neurosis hipocondríaca. Esta clase de neurosis aparece en varias formas a través de diferentes trastornos psiquiátricos. Puede llegar a convertir a la enfermedad en una expresión de sentimiento de culpa. Los síntomas expresan tanto su angustia como una parte de auto castigo y llevan al paciente a un aislamiento total de naturaleza inmadura en el cual buscan obtener una gran protección y un cuidado exagerado. Como cualquier neurótico delega y espera que le digan que tiene que hacer, solo que en este caso es más acentuado. En este caso se debe informar al paciente sobre la situación neurológica que padece, para estimular su angustia con ayuda de especialistas y en algunos casos para que en sus episodios neuróticos exista un aislamiento entre el médico y el paciente; pues eso constituye un importante elemento de apoyo. Neurosis depresivas. En este tipo de neurosis se presenta una reacción excesiva de depresión cuando ocurre un conflicto, sobre todo alguna perdida emocional (por ejemplo lamuerte de un pariente cercano). Las reacciones se caracterizan por una perdida de autoestima, con aparición de impulsos inhibitorios o de agresividad y distanciamiento de algunas personas. En los estados de depresión se expresa cierto grado de hostilidad por que esta agresividad hace sentir a la otra persona inútil, incapaz de agradar y rechazada. Neurosis neurasténica. Este trastorno se caracteriza por debilidad, fatigabilidad y sentimiento de encontrarse exhausto. Es muy común que existan depresión y sentimientos de autodesprecio. Según Feldman, la neurosis neurasténica es frecuente en la adolescencia tardía y puede aparecer también a continuación de un episodio psicótico agudo (que en otra ocasión les hablaréde ello). Neurosis de despersonalización. Aquí los síntomas dominantes son sentimientos de irrealidad y de extrañeza hacia si mismo, hacia su cuerpo y hacia el ambiente. En algunos casos se encuentra asociada con las primeras etapas de una reacción esquizofrénica. Los síntomas de esta neurosis recuerdan algunos trastornos neurológicos que afectan a los lóbulos temporal y parietal. Un alto porcentaje experiencias místificadas (Que no místicas) aplicadas a un contexto concreto (por ejemplo:”veo en cuatro dimensiones”, que dicho sea son pocas),tienen que ver con esto. Tratamientos en general para todas los tipos de neurosis. Cuando no son tan graves las neurosis deben ser tratadas por el médico general, de lo contrario en casos de trastorno grave esta indicada una hospitalización y la atención de un psiquiatra. Un método apropiado es la psicoterapia ya que el hecho de llegar a conocer y a comprender la influencia que algunos acontecimientos de su vida pasada, no muy aclarados, han tenido sobre la personalidad del paciente un importante resultado, le da a éste una oportunidad para desarrollar soluciones más flexibles y maduras frente a los conflictos que se le presentan. Dicho de otro modo, la reeducación del individuo (que basicamente es un mal educado en el sentido deficitario de la acepción). En el caso de la neurosis de ansiedad, la neurosis fóbica, neurosis neurasténica y en algunos casos de neurosis hipocondríaca es necesaria la intervención de agentes farmacológicos, como por ejemplo las fenotiazinas o disciplina ferrea como la terapia situacional para el tratamiento de neurosis monosintomáticas, especialmente las de tipo fóbico. El método de persuasión, que convence al paciente de que su enfermedad no es grave puede y curarse es otro ejemplo. Muchos otros casos solo pueden curarse con un cambio de ambiente, descanso y un régimen de horarios apropiado (que se ha de seguir a rajatabla). Los psicoanalistas afirman que, para protegerse de la angustia, las personas recurren a mecanismos de defensa como la represión, la proyección, la negación, la racionalización, agresividad y el desplazamiento, entre otros. Cuando se observan patrones crónicos de mala adaptación que simulen una neurosis, es posible que se trate de un trastorno de personalidad. Y hasta aquí el articulo sobre la neurosis, que se estima afecta en grado a un 64% de la población mundial. De hecho fíjese como no será el asunto que me atrevo a predecir una serie de comentarios en contra de la psicología por ser esta la herramienta que tira por tierra los planteamientos y concepciones de neuróticos varios que al amparo de la irracionalidad y de la irrealidad adquieren un comportamiento impropio y sobre todo facticio.

 

mundodesconocido.es

Javier PN

Nota: Se agradece la divulgación por cualquier medio.