La cognición y “las neuronas espejo” (II) | Carlos A. Jimenez Vélez (Neurociencia)

12.09.2013 00:53

 

El descubrimiento de las neuronas espejo[1] en la última década dedicada al estudio del cebero humano, pudieron evidenciar una estrecha relación de carácter neurofisiológica de estas células con la cognición, con el lenguaje, con la violencia, y especialmente con todos aquellos procesos ligados a la interacción humana y en especial a lo que se denomina intersubjetividad y empatía. Es así, como estas neuronas permiten entre muchas otras cosas reconocer los pensamientos, las emociones  y las acciones del otro, es través de este mecanismo neuronal que yo conozco al otro  y establezco un vínculo afectivo o social. Para Marco Iacoboni (2009), en su libro “las neuronas espejo” nos dice: “ que las neuronas espejo codifican los actos que realizan otras personas de una manera bastante compleja, multimodal  y abstracta” (p.42).

 

Con respecto a la cognición podemos afirmar que la percepción y la acción no se encuentran separadas y que estas surgen como producto de la interacción del sujeto con el contexto y no como tradicionalmente se había planteado con el mundo de las representaciones. Para Francisco Varela la inteligencia no es la capacidad para resolver problemas sino la capacidad de ingresar a un mundo compartido. Vale la pena argumentar que  las neuronas espejo se activan ante movimientos idénticos, bien sea que se realicen o se observen. En este sentido, el hecho de imitar o de reproducir de por sí es un acto de cognición que se convierte en la puerta de entrada del aprendizaje humano, en la cual las neuronas espejo que se encuentran situadas en mayor cantidad en la zona de broca del hemisferio izquierdo permiten no sólo la reproducción gestual sino los mecanismo más complejos del lenguaje tanto orales como escritos que originaron el desarrollo potencial del cerebro humano y en especial del córtex frontal. 

 

A nivel del desarrollo humano en los primeros días de existencia humana, es donde más evolucionan las neuronas espejo, especialmente cuando el niño al verse reflejado en los ojos de su madre se ve así mismo. Este mecanismo sutil y cotidiano permite no sólo la creación sino el fortalecimiento en la cantidad de las neuronas espejo que necesita el ser humano para sobrevivir como un ser social y cultural. Todo el proceso anterior también se encuentra ligado al incremento de la mielinización y de la plasticidad del cerebro humano que es lo que permiten que en las primeras fases del desarrollo humano el niño reproduzca y interiorice el contexto social y cultural en que se desenvuelve. Un ejemplo para entender este proceso se evidencia en el origen de la sonrisa humana que se produce desde muy temprana edad y consiste simplemente en la repetición que hace el niño a su madre de la sonrisa, que luego la reproduce cuando este interactúa con otros sujetos aunque no sean de su familia.

 

Los procesos anteriores producen una red de neuronas espejo que responderán frente a un acto motriz, una emoción o un pensamiento que se vuelve cognición ligada a la acción a través de las muecas, los gestos, la pantomima, los juegos que son los primeros mecanismos cognitivos que nos llevan a establecer vínculos comunicativos de alto nivel de empatía. Recordemos que para Francisco Varela (2002), en su libro “El fenómeno de la vida”, todos los fenómenos cognitivos son también emocionales y afectivos (p.49).

 

La actividad principal del cerebro humano para Varela no consiste en la manipulación de símbolos, utilizando la lógica y las reglas, como lo hace un computador, sino que el cerebro humano como órgano social continuamente se modifica cuando interactúa con el otro o con el contexto. Es decir, el cerebro a diferencia de un computador no procesa informaciones sino significados. Para este neurólogo chileno la mente existe gracias al proceso de manipulación y de interacción activa que tiene el sujeto con el mundo. En palabras de Francisco Varela (2002) “el objeto surge como fruto de nuestra actividad, por lo tanto, tanto el objeto como la persona están comergiendo y cosurgiendo” (p.241)               

 

En síntesis, la cognición surge del proceso de  manipulación del objeto, es así  como el espacio surge como producto del movimiento, Las neuronas espejo inicialmente surgieron a nivel evolutivo en nuestros antepasados los chimpancés en los cuales solo existían procesos de imitación y de anticipación, pero de procesos motrices, algunas ligados al lenguaje onomatopéyico para indicar presencia o ausencia de un depredador. Posteriormente con la evolución de zona de broca[2]en el homo sapiens permitió la evolución de las neuronas espejo que no sólo se encuentran ligadas a los procesos de imitación sino a procesos altamente cognitivos como los ligados a la predicción y  a la formulación de hipótesis de los seres humanos para poder leer la mente del otro y poder interactuar en forma empática. En la cognición tanto el pensamiento como la percepción se encuentran ligados a  la percepción. Aquí es importante lo que  Marco Iacoboni (2009), nos dice: “cuando percibimos  el sonido de un maní que se abre, también activamos en el cerebro el plan motor necesario para abrir el maní nosotros mismos, como si el único modo en que pudiéramos en verdad reconocer ese sonido es simulando o imitando en nuestro propio cerebro la acción que produce el sonido” (p.42).  De este modo, para la nueva Neurociencia no somos más que lo que pensamos y para que exista debe existir manipulación e interacción con el contexto. La mente desde esta perspectiva no se encuentra en la cabeza sino como magistralmente lo plantea Francisco Varela, se encuentra encarnada en todo el cuerpo.  

 


[1] Para Giacomo Rizzoleti la presencia de las neuronas espejo en el cerbero humano son la demostración de que somos seres sociales que aprendemos por imitación a partir de las representaciones neutrales que tiene el otro.

[2] El área de broca se encuentra en el hemisferio izquierdo del cerebro humano y es fundamental para las acciones motrices y la comunicación lingüística.

 

Carlos A. Jiménez Vélez