Entrevista: En la mente del Asesino.... [5 Ponentes]

23.12.2012 16:57

 

2012©Crimen&Criminólogo-Sencillez&Orden

La Entrevista:

PRESENTACIÓN:

 

¿Cómo llega alguien a transformarse en un asesino? ¿El asesino nace o se hace?

Éstas son algunas de las preguntas que más nos hacemos aquellos que estamos inmersos en el estudio de esa parte 'oscura' que esconde la mente humana. Y es que la mente humana, a día de hoy, sigue siendo uno de los mayores misterios que podemos encontrarnos. Un misterio que hace que  una persona “normal, un buen vecino, padre, madre, hijo, un estudiante sobresaliente, etc...” pueda llegar a convertirse en un monstruo, en un ser humano capaz de terminar con vidas sin tan siquiera alterar el gesto o sentir un ápice de piedad o compasión por el prójimo. En muchas ocasiones, la sociedad tacha de 'locos a estos asesinos, pero la realidad es bien distinta… Desde ‘CrimenyCriminologo’ y ‘Sencillez&Orden’ hemos querido adentrarnos en la mente de estos asesinos a través de la Criminología, Psiquiatría, Neurología y Grafología. De este modo, cinco reputados expertos en estas ciencias, a los que estamos enormemente agradecidos, han querido acompañarnos en este viaje a la parte más 'oscura' del ser humano.

 

- Nahikari Sánchez Herrero (España): Licenciada en Criminología por la Universidad de Alicante, profesora de Criminología en Violencia en la Pareja, Prevención y Tratamiento de la Delincuencia y Victimología en la Escuela de Seguridad de Navarra y en la Escuela de Seguridad de La Rioja y que imparte docencia en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) sobre Teorías Criminológicas. Ha trabajado en numerosos proyectos nacionales e internacionales de investigación criminológica.  

- José Cabrera Forneiro (España): Doctor en Medicina, Especialista en Psiquiatría, Medicina Legal, Diplomado en Criminología y en Salud Pública.  Profesor durante 20 años en Bioquímica y Biofísica, Bioestadística, Anatomía y Fisiología, Psicofarmacología, Toxicología, Psiquiatría Forense y Medicina Legal en distintas universidades en el marco español. Conferencista desde hace 10 años en coloquios de diversos medios de comunicación (televisión, radio, prensa escrita,..). Condecorado por tres ministerios (justicia, interior y sanidad), etc.

-Carlos Alberto Jiménez Vélez (Colombia).  Magíster en Comunicación y Educación - Universidad Tecnológica de Pereira. Químico y licenciado en áreas técnicas. Miembro del grupo de Neurociencia de Risaralda, conferencista internacional,  entre otros.

-Leonardo F. Lembo (Argentina). Profesor grafólogo investigador. Presidente de la Asociación Grafológica Marplatense. Director del Laboratorio Grafológico AGM. Redactor y Creador de una nueva corriente grafológica: ‘Física-Matemática’, la cual deriva en un constructo psicológico de validez universal (física, psicofísica y matemática).

-Juan L. Allende del Campo (España). Profesor licenciado en Derecho, estudió filosofía, psicología, ciencias biológicas, etc., etc. Presidente del I y III congresos Españoles de Grafología. Miembro de honor de varias asociaciones grafológicas. Premio “Matilde Ras” a la investigación y difusión de la grafología. Co-fundador y actual presidente, de la Asociación Grafopsicológica de España, realizando una importante labor de expansión divulgativa-científica a nivel mundial, mediante ponencias en congresos, prensa escrita en la revista internacional GRAMMA, de dicha asociación. 

 

También puedes imprimir toda la entrevista  (pulsando 'imprimir') o si lo prefieres, escucharla (pulsando 'escuchar').                                                         

M.J.. Hernández y Mila Cuélliga         

2012©Crimen&CriminólogoySencillez&Orden 

¿El asesino nace o se hace?

 

 Nahikari Sánchez dice:

No se puede dar una respuesta rotunda a esta cuestión, ya que las actuales teorías criminológicas advierten que, a pesar de poder existir un componente biológico determinado, los factores ambientales son clave para que esa potencialidad se manifieste, o no.

 

José Cabrera dice:

Nadie nace criminal, las teorías del Criminal Nato están ya desechadas por la ciencia actual, aunque la genética diga mucho en el temperamento de las personas.

 

Carlos A. Jiménez dice:

Cuando el ser humano amplió sus territorios cognitivos y afectivos, a través del lenguaje y de la socialización, interiorizó procesos de pensamiento de alto nivel ligados a la abstracción y pudo construir conceptos como la democracia, la libertad, la ética, la moral, pero muchos seres humanos quedaron suspendidos a medio camino entre los dioses y las bestias como lo plantea la filosofía perenne. Producto de esta fragmentación el hombre, es el único que por conceptos abstractos ligados a la religión, el patriotismo, asesina al otro hasta con alevosía, por el contrario, en el reino animal se mata al otro por instinto depredador, sin sevicia como ocurre con muchos psicópatas o asesinos. Para la ciencia, muchos de nuestros comportamientos son genéticos, la ontogenia recapitula la filogenia y a través  de todo el desarrollo humano se encuentra la historia evolutiva que demuestra que no somos más que la mezcla de todos los seres vivos existentes en la naturaleza. En síntesis, se nace con patrones cerebrales específicos, y es así como el que se convierte en asesino, no es bueno como padre o como madre, ni mucho menos amando a otra persona.

 

 Leonardo F.Lembo dice:

El asesino materializa su condición al momento de perpetrar su primer asesinato. Hasta entonces solo puede tener tendencias e inclinaciones (ser un potencial asesino). No obstante

Eso no surge de la noche a la mañana, suelen asistir múltiples variables que conducen a… (salvo en los casos de homicidio impremeditado). Sabemos que la personalidad se compone por temperamento (influencia genética), ya carácter (influencia ambiental-externa, voluntad). Por la influencia temperamental según las combinaciones dadas habrá quienes tengan mayor o menor predisposición a la agresividad, a la falta de autodominio, a la susceptibilidad, etc. No obstante ningún temperamento determina quien será un asesino, pues como se dijo, existe otra parte de la personalidad, el carácter, que ejerce influencia en nuestra conducta, forma de vivir, y confiere al individuo la posibilidad de sublimar determinadas tendencias, o de potenciarlas.

Así como la personalidad se va construyendo en el tiempo, también se construye el asesino.

Por igual, lo dicho se refleja claramente en el grafismo. Este va cambiando a lo largo de la vida. Sin dudas, hoy no escribimos como lo hacíamos cuando éramos niños. Con todo, vale aclarar que hay modificaciones del grafismo (imperceptibles al ojo no entrenado) que evidencian cambios de valor capital en nuestra personalidad.

 

Existen niños que asesinan....


 Nahikari Sánchez dice:

En efecto, existen niños que asesinan, pero debemos tener en cuenta cada hecho de manera individual, ya que la conducta humana es muy compleja y cada caso es único. Es posible que la situación, circunstancias y resilencia ante determinadas circunstancias vividas, sean cruciales para determinar una conducta criminal en un menor.

 

José Cabrera dice:

Hay niños a los que los condicionantes de la vida situan ante la tesitura de matar, niños soldados, niños sicario,… etc. Pero por definición “los niños no asesinan” son en todo caso instrumento de muerte en manos del adulto.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

Normalmente los niños no son seres que asesinan con alevosía como lo hace un adulto, su cerebro aún se encuentra en lo que la neurociencia denomina “poda neuronal” y sus estadios morales pre -convencionales, convencionales, no permiten que el niño se coloque en la posición del otro. Sin embargo como sus cerebros se encuentran en vía de transición pueden ser fácilmente manipulados y de esta forma inducirlos a cometer crímenes como sucede en África y en países donde las guerrillas los utilizan para tales fines.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Al hilo de mi anterior respuesta, sólo si es de forma involuntaria, ya sea por accidentente o por haber sido captado-manipulado por un adulto (autor intelectual del crimen), quien lo utilizara como arma ajecutora.

 

Háblenos de la importancia del defectuoso funcionamiento del lóbulo frontal y temporal a la hora de convertirse en un asesino.

 

 Nahikari Sánchez dice:

El lóbulo frontal y temporal y su daño o defecto han sido estudiados en su relación con la conducta agresiva en general y con la psicopatía en particular. Así, científicos como Adrian Raine han hallado su relación con la violencia en un número considerable de casos. Igualmente a lo lago de los años también se ha estudiado la importancia del mal funcionamiento de la amígdala o la actividad del hipocampo en la regulación de la conducta agresiva. Con todo y como ya he comentado, se requieren de otros factores ambientales y psicológicos para que esta potencialidad agresiva se manifieste, o no.

 

José Cabrera dice:

En los Lóbulos Frontal y Temporal probablemente, no es seguro, está lo más humano del cerebro, la creatividad, las vivencias, memoria y capacidad de planificación, por ello hay quien dice que su mal funcionamiento puede tener que ver con las conductas violentas.


 Carlos A. Jiménez dice:

Desde estas perspectivas, un lóbulo frontal disminuido de tamaño con un funcionamiento alterado a nivel de la regulación de neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la noradrenalina pueden desencadenar en un proceso de hipertrofia o del mal funcionamiento del mismo, ocasionando problemas como la hiperactividad, el autismo, la esquizofrenia y otra serie de patologías relacionadas con el bloqueo de señales que deben existir entre el córtex frontal y la amígdala para poder racionalizar comportamientos vinculados con la ira, el dolor, el odio, el estrés, que pueden desencadenar comportamientos delictivos. Recordemos que el córtex cerebral equivale entre el 30-40% de la corteza cerebral. También es preciso anotar que si no existe un flujo sanguíneo adecuado, también se puede producir un desequilibrio de orden sináptico entre las conexiones que tiene este órgano con el cerebelo, el mesencéfalo, los ganglios basales, el tálamo, el hipotálamo, el hipocampo, la amígdala, produciendo de esta forma una inadecuada producción de neurotransmisores y de señales que  van a bloquear las señales, que van desde la amígdala hacia la zona de la racionalidad y de la conciencia como es el córtex cerebral. De esta forma neurofisiológica una emoción como la ira se desencadena de una forma que fácilmente se convierte en un delito, sin que medie un pensamiento, sino la animalidad humana. Para Aristóteles “el hombre es un animal racional”.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Existen determinadas características gráficas que al darse de forma conjunta dan lugar a la posibilidad de un lóbulo frontal con funcionamiento defectuoso. No obstante esto, se trata de un área en donde el diagnóstico propio corresponde a la medicina. En tanto la grafología solo lo toma como un indicador de valor a compartir con el debido profesional a cargo.

 

¿Qué es sociopatía o trastorno de conducta antisocial (TPA)?. ¿Es lo mismo que un psicópata? ¿Características, causas y síntomas?


 Nahikari Sánchez dice:

Tanto psicopatía como sociopatía o trastorno de la conducta antisocial (TAP) son términos diferentes que en su uso han causado una gran confusión a la hora de cómo y dónde utilizarlos. Hoy en día podemos considerar que está significativamente instaurado el uso de la psicopatía a nivel de investigación y el TAP en cuanto a clasificación psiquiátrica. Las diferencias fundamentales entre ambos las podemos ver claramente en el hecho de que la conducta antisocial no es suficiente para considerar a una persona como “psicópata”, sino que tiene que tener otros muchos ítems, recogidos en el PCL-R de Robert Hare (o por Cleckley). Además, la conducta antisocial está presente en muchos otros trastornos que poco tienen que ver con la psicopatía. Así, una persona diagnosticada con TAP puede no cumplir los criterios del PCL-R y existen muchas personas que puntúan alto en el PCL-R pero no contemplan los criterios descritos para TAP en el DSM-IV.

En cuanto a las características, causas y síntomas, vienen reflejados en las herramientas utilizadas para su valoración y/o diagnóstico, que son el PCL-R de Robert Hare y el DSM-IV.

El PCL-R de Robert Hare describe los siguientes ítems:

Factor 1

Encanto superficial

Sentimiento de grandiosidad personal

Mentira patológica

Manipulación

Falta de sentimientos de culpa y de arrepentimiento

Emociones superficiales

Insensibilidad/falta de empatía

Incapaz de reconocer la responsabilidad de sus actos

Factor 2

Búsqueda de sensaciones

Estilo de vida parásito

Falta de autocontrol

Problemas de conducta precoces

Sin metas realistas

Impulsividad

Irresponsabilidad

Delincuencia juvenil

Revocación de la libertad condicional

Factor 3 (ítems adicionales)

Conducta sexual promiscua

Muchas relaciones maritales breves

Versatilidad delictiva

El diagnóstico de TAP según el DSM-IV

  • Un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás que se presenta desde la edad de 15 años, como lo indican tres o más de los siguientes ítems:
    • Fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal, como lo indica el perpetrar repetidamente actos que son motivo de detención.
    • Deshonestidad, indicada por mentir repetidamente, utilizar un alias, estafar a otros para obtener un beneficio personal o por placer
    • Impulsividad o incapacidad para planificar el futuro.
    • Irritabilidad y agresividad, indicados por peleas físicas repetidas o agresiones.
    • Despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás
    • Irresponsabilidad persistente, indicada por la incapacidad de mantener un trabajo con constancia o de hacerse cargo de obligaciones económicas.
    • Falta de remordimientos, como lo indica la indiferencia o la justificación de haber dañado, maltratado o robado a otros.
  • El sujeto tiene al menos 18 años
  • Existen pruebas de un trastorno disocial que comienza antes de la edad de 15 años
  • El comportamiento antisocial no aparece exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia o un episodio maníaco.

 

 José Cabrera dice:

El Trastorno Disocial de la Personalidad es un diagnóstico médico psiquiátrico que expresa la personalidad de un sujeto que no aprende por la experiencia, tiene una escasa o nula afectividad y una impulsividad sin control racional apenas.  La palabra sociopatía no es técnicamente médica, pertenece al acervo popular o periodístico.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

En síntesis, podríamos plantearlo desde la neurología que la amígdala en los psicópatas es hipo-activa, lo que hace que no cumpla adecuadamente el sistema de alarma para la cual fue hecha, es decir, es un productor central de mecanismos que desencadenan las estrategias básicas de sobrevivencia, para ayudarnos cuando por uno u otro motivo nos sentimos amenazados. De esta forma, el psicópata no huye, ni  se apacigua  fácilmente, sino que lucha y ataca en muchos casos asumiendo altos riesgos, pero lo paradójico es que lo hacen con un grado de creatividad e inteligencia alta que hacen que estos delincuentes puedan estar muchos años delinquiendo sin estar procesados, debido a su frialdad y a los mecanismos de engaño que utilizan, que hacen que muchos de ellos se solapen en actividades cotidianas como los puestos gerenciales por solo ubicar un ejemplo. Al respecto un estudio de la Oxford psicologists (1996),demuestra que cada uno de 6  gerentes tiene este tipo de trastornos.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Al respecto Otto Kernberg sostiene que no es lo mismo la conducta antisocial que la personalidad antisocial, y por igual, que la conducta antisocial no es sinónimo de criminalidad, así como el trastorno antisocial no equivale a una conducta delictiva.

Las conclusiones divergentes respecto a la psicopatía estriban en que mientras unos la clasifican a partir de la conducta, otros lo hacen a partir de la personalidad.

Es una buena oportunidad para aclarar que en grafología no existen rasgos gráficos que permitan aseverar si determinada persona es un psicópata. Sí, se puede grafo-diagnosticar rasgos de personalidad, de los que se pueden desprender determinados tipos de conducta que a los efectos resultan correlativos con la personalidad y accionar de un psicópata. Este aspecto cobra mayor importancia al tener en cuenta que no todos los psicópatas actúan de una misma manera, ni movidos por una misma motivación.

De hecho hay muchos que transcurrieron toda su vida sin materializar sus impulsos criminales. Lo que es más, muchos de estos ofician de jueces, policías, religiosos activos, médicos y, por lo mismo, hasta pueden ser nuestros vecinos, pertenecer a nuestro grupo de amigos, o a nuestra familia. y en el peor de los escenarios, podemos verlo diariamente al mirarnos al espejo.

Esto es posible pues muchos de ellos carecen de autocrítica (defensa aloplástica – falta de culpa), de ahí que no aprenden de sus errores. Ni tienen una mirada realista de sí mismos. Consideraciones como estas nos recuerdan la utilidad del grafo-diagnóstico.

La Prof. María del Carmen Doyharzábal ha desarrollado un excelente artículo, al cual denominó “Las máscaras del Psicópata”, en donde hay una lista de los rasgos gráficos inherentes al tema. Pueden seguir el siguiente link: http://www.grafopatologia.com/articulos/mascarasdelpsicopata.html.

 

¿Cuál es la diferencia entre un asesino en serie, asesino en masa y Spree Killer?¿Cómo surge?

 

 Nahikari Sánchez dice:

Un asesino en serie es aquel que mata a tres o más personas, de forma sucesiva y con periodo de enfriamiento entre ellas. Este periodo de enfriamiento es la característica fundamental que lo diferencia del resto de asesinos.

Un asesino en masa es aquel que mata a cuatro o más personas en un mismo momento temporal y lugar. No existe periodo de enfriamiento, ya que los asesinatos se producen de forma sucesiva. El lugar no tiene por qué ser el mismo, aunque no debiera suponer un viaje como tal.

Existiría un tipo más de asesino múltiple, que es el asesino frenético, que mata a dos o más personas en un mismo periodo de tiempo y en dos o más lugares. La característica de este asesino es que el periodo existente entre una y otra víctima no se debe a un enfriamiento en sí mismo, sino que se emplea en la búsqueda de la siguiente víctima.

En cuanto al spree killer, es dividen a su vez como el asesino relámpago, viajero, de carretera o itinerante. Se trataría de una persona que mata a dos o más personas en lugares diferentes de manera consecutiva, con un tiempo muy corto entre las víctimas. Las tipologías y clasificaciones son variadas y no aceptadas por todos los profesionales con igual agrado.

 

José Cabrera dice:

Estas definiciones dependen de quien esté en el poder en cada momento, o de que lobby o grupo de poder presione en cada instante cultural, por lo tanto cambian con el paso del tiempo. En general un asesino en serie es una definición criminológica que expresa la persona que mata siguiendo un camino y unas variables determinadas, y el asesino en masa es el genocida de siempre.

 

Carlos A. Jiménez dice:

Son muy pocas las diferencias, aunque algunos plantean inmediatez, temporalidades, inactividad y espectacularidad, pero lo cierto, es que el cerebro de estos asesinos evidencian en la mayoría de los casos problemáticas de orden funcional de la estructuras cerebrales, en lo relacionado entre muchos otras cosas, con la disminución del córtex frontal, de la amígdala o atrofia del hipocampo. En Colombia los estudios del doctor Mauro Torres en 440 árboles genealógicos comprobaron el daño que causa el alcoholismo a nivel de la corteza orbital del hemisferio derecho, debido a que el etanol produce un gen mutagénico que incide a nivel del ADN produciendo a nivel de la herencia familiar centros de compulsión cerebral que afectan al cerebro de muchas formas (pleiotropía), con las cuales se explica la aparición de las distintas compulsiones que actúan en forma interrelacionada como son el alcoholismo, la pedofilia, el homicidio, la glotonería, la drogadicción, el juego compulsivo, etc. Estos comportamientos activan el centro del placer (séptum, amígdala y núcleo acumbes), originando adicción en la zona de placer  de recompensa del sistema límbico.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Por estos tiempos ya es de conocimiento popular que existen diversidad de asesinos, con perfiles y accionar diferentes. No obstante, sí hay razgos gráficos que estadísticamente predominan en sus grafismos, los cuales se hayan respaldados por el cuerpo teórico que ofrece la grafología.

Un asesino en masa por lo general, se guía por ideales (políticos, religiosos, de carácter reivindicativo, etc.), obviamente distorsionados, que en su mente lo habilitan a - en determinado acto -  segar la vida de muchas personas. A diferencia de los asesinos seriales, estos no siempre son los autores materiales. En ocasiones suelen ser los autores intelectuales, por ejemplo Hitler. Por lo mismo el grafismo de estos individuos suele evidenciar elevados niveles de fanatismo, y no siempre se encuentra en ellos, el muy elevado nivel de violencia que sí se advierte en el grafismo de una asesino en serie, quien además de ser el autor intelectual, materializa dicho asesinato con sus propias “manos”.

Por lo dicho, los asesinos en serie son autores intelectuales y materiales. Toman como objeto de su agresión a múltiples personas, a quienes atacan de un modo individual, dentro de un período de tiempo.   

 

Dentro de la mente de este tipo de asesinos (multiple, en masa y spree killer): ¿Cuáles son las fases de su proceso mental?


 Nahikari Sánchez dice:

El estudio de los asesinos múltiples es muy complejo por diversos motivos. Como ya he comentado anteriormente, la conducta humana es muy complicada y describirla de manera simplista solamente nos llevaría a un rotundo fracaso. Hay que añadir que, además, el estudio de casos es sumamente difícil ya que no son muchos los asesinos múltiples a estudiar (afortunadamente) y el acceso a los expedientes es limitado.

Dicho esto, podemos hablar de las fases psicológicas de los asesinos multiples que describía Joel Norris en su obra Serial Killers (1990). Norris habla de una Fase de Aura en la que la persona se aleja de la realidad, volviéndose antisocial y viviendo de manera intensa sus fantasías más íntimas. Existe una segunda Fase de Merodeo, en la que comienza a buscar a su víctima ideal. Le sigue una Fase de Cortejo, en la que el asesino intenta ganarse la confianza de la víctima mediante engaño y manipulación. La Fase de Captura que se produce en el momento en que puede controlarla para que no pueda escapar y que da lugar a la Fase de Asesinato. Finalmente le siguen la Fase de Tótem, en la que a través de algún objeto de la víctima el asesino intente recrear el acto, y la Fase Depresiva. En esta última debido a que no puede seguir manteniendo la euforia del asesinato, cae en una depresión que desaparece cuando comienzan de nuevo las fantasías correspondientes a la primera de las fases.

 

 José Cabrera dice:

En estos sujetos no suele haber fases ni perfiles, simplemente ven al ser humano como “una cosa” y anteponen sus intereses vegetativos por delante de cualquier norma legal, moral o afectiva, así nace el crimen en estos casos.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

En el caso concreto de un psicópata, las señales externas con relación a su víctima se procesan igualmente en el tálamo y pasan directamente de la amígdala sin llegar al córtex frontal, produciendo de esta forma que el sistema de alarma (amígdala), inhiba el sistema de miedo y de pánico potenciando de esta forma el ataque y la agresión de una forma muy fuerte que en muchos casos es desorganizada y cruel. En consecuencia  no existe el bloqueo de señal, sino que en este caso el psicópata utiliza el córtex frontal de una forma hiperactiva y dañina. Es así como, en algunos casos han originado daños funcionales en las áreas 41 y 42 de Brodmnan a nivel de la escala filogenética  del cerebro en el cual el psicópata es incapaz de darle sentido y significado a sus propias acciones y este es uno de los motivos por lo que busca reconocimiento inclusive de sus delitos demostrando de esta forma otra serie de circunstancias que los afectan como la  deprivación afectiva a la cual fueron sometidos en su infancia, son seres o el bajo nivel de conciencia (Córtex frontal). También por lo regular son promiscuos y muy amigos de involucrarse en problemas, no se preocupan por sus errores. Todo lo anterior induce a plantear que los psicópatas fuera de tener deficiencias  de comunicación entre los lóbulos frontales y la amígdala, la cual también es pequeña (por eso no siente miedo o temor), también existen otra serie de circunstancias educativas, sociales, que inducen sus comportamientos delictivos. Al respecto Desclée de Brower nos dice que: “dos tercios de la población puede comportarse de un modo cruel y maligno por el simple hecho de que una autoridad se lo ordene. Sabemos que el 1% de la población es psicópata” (citado por Punset. 2008. P152)

 

¿Cómo elige un asesino en serie a su presa? ¿Qué móviles los articulan?

 

 Nahikari Sánchez dice:

Existen tantos procesos mentales como asesinos. Dicho esto podemos describir la Fase de Merodeo, que es la correspondiente a la elección del asesino a su presa, el asesino se basa en la fantasía que ha ido creciendo en su cabeza. Esta puede ser de diferente índole y tener características muy distintas de un asesino a otro. Normalmente se inicia en lugares más o menos conocidos por el asesino, alejándose si lo cree imprescindible en su búsqueda.


 José Cabrera dice:

Unas veces por casualidad, otras por “inspiración”, y las más de las veces porque les recuerda a alguna persona que en su inconsciente alguna vez les hizo daño,…así de simple.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

Como un simple depredador, carente de conciencia, en el que infortunadamente selecciona a sus víctimas, tal como lo hace el enamorado, es decir buscando sus ausencias en la presencia del otro a nivel síquico. En palabras de Jung “lo que uno ama u odia, no es el otro sino lo que me falta a mí y se lo proyecto al otro”.

 

¿Cuáles son las características de un asesino en serie en su juventud?


 Nahikari Sánchez dice:

Para poder analizar las características de un asesino en serie en su juventud es interesante acercarnos al modelo control-trauma de Hickey. En dicho modelo describe la importancia de los factores ambientales en la predisposición delictiva, desde la infancia, otorgando un papel fundamental a diferentes traumas como el abuso infantil, la desestructuración familiar, experiencias violentas o rechazo escolar. También el consumo abusivo de drogas, pornografía y las fantasías frecuentes pueden ser frecuentes y facilitadores en la conducta asesina.

 

 José Cabrera dice:

No hay perfiles, pero por lo general podemos observar en la mayoría de los casos una mala relación con la madre, o una dinámica familiar complicada y fragmentada,….pero no siempre ¡cuidado!

 

Carlos A. Jiménez dice:

Sus características son similares a lo que sucede en el cerebro de un adolescente, es decir, un proceso de falta de melinización del lóbulo frontal, lo que hace que su maduración sea después de los 25 años. Lo anterior hace que el cerebro sea un experto buscador de amenazas, de goce y de placer y viva continuamente buscando riesgos y amenazas producto muchas veces de un contexto social – cultural inadecuado como tambien deun ambiente intrauterino caracterizado por un “mal utero”Lo anterior se convierte fácilmente en un caldo nutritivo propicio para la violencia y especialmente para aquellos asesinos en serie.

 

   Leonardo F.Lembo dice:

Para dicha etapa, la personalidad del individuo ya se ha conformado lo suficiente (efecto de influencias externas, familiares, experiencia negativas, traumáticas, etc.) como para, no solo manifestar tendencias, sino haberlas materializado mediante el asesinato. Se conoce que muchos comienzan maltratando animales, matándolos, como un divertimento placentero que sería ni más ni menos que una suerte de ensayo.

Dichos jóvenes ya evidenciarán en sus grafismos un conjunto de características negativas, como los razgos propio de la violencia y una actitud relajada ante las normas.

Por otra parte, existe una relación entre las fantasías y los anhelos. En el grafismo hay razgos que permiten identificar los anhelos, los cuales de encontrarse en los espacios que nuestro inconsciente asocia con la violencia, el rencor, etc., se convertirán en tierra fértil para la materialización de los mismos, según cada caso. 

 

¿Cuál es esa señal de alarma que puede advertirnos que nos encontramos ante un potencial asesino?


 Nahikari Sánchez dice:

Desgraciadamente no creo que podamos detectar una única señal de alarma ante un potencial asesino.

 

José Cabrera dice:

¡Qué más quisiéramos que poder detectar a estos personajes por anticipado!…es imposible,….solo vale la observación y la paciencia para poder detenerlos.

 

Carlos A. Jiménez dice:
Son muy pocas las señales de alarma que nos pueden advertir que nos encontramos frente a un asesino, y especialmente un psicópata debido a los sofisticados mecanismos de engaño atravesados por la creatividad y la inteligencia que utilizan, ya que más del 1% de la población mundial puede ser psicópata o sociópata y encontrarse cotidianamente en puestos gerenciales (1 de cada 6: Oxford psicologits 1996). Para Garrido (2009) “Los psicópatas, en buena medida no manifiestan su comportamiento de manera pública, salvo que sean criminales, se les capture y se les diagnostique  como tales”

 

   Leonardo F.Lembo dice:

Desde lo grafológico, como ya se mencionó, se pueden detectar determinadas tendencias. Si en un grafismo se advierte una mentalidad relajada (incorrecta utilización del espacio [invaciones acentuadas], pastosidades recurrentes, enmiendas burdas, etc.), en combinación con falta de autodominio (inclinación acentuada a la derecha, escritura lanzada, rápida, etc.) e impulsos agresivos o violentos (finales acerados, en maza, arpones, etc.). Si se utilizan poco los espacios nº 4 y nº 5, y mucho los nº 3, 6 y 9 tendremos allí una clara señal de alarma.

 

¿La prevención en este tipo de casos puede ofrecer un alto índice de resultado?

 

 Nahikari Sánchez dice:

En efecto, la prevención de las conductas delictivas en general y las violentas en particular es fundamental y debe empezar desde la infancia. Como ya hemos comentado para algunos autores los distintos traumas que puedan surgir en la infancia pueden dar lugar a conductas agresivas de diferente intensidad. Así, si planteamos unas políticas de prevención e intervención hacia estos traumas evitaremos, seguro, muchas de las conductas agresivas existentes en la edad adulta.

 

José Cabrera dice:

No existe la prevención en estos casos, no sabemos como anticiparnos a estas conductas ni que hacer para evitarlas,….nada que hacer en lo terapéutico.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

Prevención, pero desde el ambiente intrauterino, a través de políticas estatales que fundamenten lo que se conoce como “Educación embriónica” y que permitan liberar todas aquellas emociones tóxicas que tanto daño hacen al niño intrauterino, como los relacionados con el estrés, la ansiedad, la malnutrición, la ingesta de cigarrillo y licor, que lo que originan son “malos úteros”, que hacen que el feto desde el vientre se vuelva adicto a las emociones, originado una atrofia al sistema límbico y a la disminución de la curvatura craneal que desemboca a la irritabilidad límbica, al autismo, a la hiperactividad,que  son el fundamento de la mayoría de los comportamientos violentos.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Si bien los grafoanálisis son de preciado valor preventivo, como identificador de tendencias, no existe una aplicación de los mismos de un modo masivo en la población como para prevenir a los efectos, dichos ataques. La grafología destaca en su valor preventivo por ejemplo en las empresas que seleccionan a su personal mediante ésta. O aquellos que antes de conformar una relación seria, o al tratar asuntos de índole familiar, proponen un grafoanálisis, por citar algunos contextos en donde actúa habitualmente de forma preventiva.

 

¿Cuáles son las fantasías de un asesino en serie? ¿Cómo preparan sus asesinatos?

 

 Nahikari Sánchez dice:

Las fantasías de un asesino en serie son tan variadas como los diferentes procesos mentales que pueden tener lugar en una persona. Pueden observarse, según algunos autores, desde la infancia, en forma de estados de ensimismamiento y aislamiento, conductas auto-eróticas, rebeldía, tendencia a mentir y desconfiar de los demás, crueldad con los animales, pequeños robos, incendios… conductas todas ellas que van alimentando estas fantasías a lo largo de los años y que culminan con secuestros, violaciones o asesinatos (Escalada basada en el modelo de motivación del FBI).

 

 José Cabrera dice:

Ven mucha tele, leen libros “extraños”,…tienen “amigos extraños”,…y así nace en ellos el modus operandi sin una norma fija.

 

  Carlos A. Jiménez dice:

Las investigaciones de David Buss sobre los instintos de los asesinos, demuestra que los seres humanos de una u otra forma han tenido la idea o la fantasía de matar a otro. Para este neurólogo el asesinato es una estrategia que utiliza el hombre para resolver problemas de adaptación o de supervivencia. En este sentido es el entorno o contexto el que estimula la respuesta homicida, es decir, no solamente es un instinto o un impulso como siempre hemos creído. En una encuesta realizada por este investigador a una población de 5000 estudiantes en Estados Unidos 91% hombres y 84% de las mujeres reconocieron haber tenido fantasías o intensiones de matar otro, lo cual evidencia en el ser humano que todavía  nos encontramos atrapados en la animalidad reptílica a pesar de todos los procesos educativos que tiene nuestra civilización y la aparente postmodernidad que se argumenta por muchos teóricos.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Grafológicamente son factibles de reconocerse a las fantasías imperativas-agresivas, mediante la presencia de arpones, y masas (brusca descarga de energía que se identifica mediante una aumento abrupto de la presión, perceptible por la huella creciente, en profundidad y ancho, con una apariencia más bien cuadrada en los trazos finales) los cuales se ubican en la parte superior del espacio, o lo que es lo mismo, en la parte superior de las letras que se eleban a la zona superior, por ejemplo, ganchos en la cuspide del hampa o cresta de la letra "d" minúscula. Para ello se espera exista conjuntamente, grafismo curvo (imaginación) en dicha zona.

Abordando el espacio de forma tridimensional (división-subdivisiones del espacio) se puede precisar a través de la energía descargada mediante el grafismo en la utilización de los espacios nº 1 (fantasía imaginación) los espacios nº 3 (agresividad) y los nº 9 (contenedor de prepotencia e imperatividad, dramatismo y agresiones impulsivas) la relación existente entre los mismos, en comparación con el promedio resultante de la descarga de energía en los espacios restantes, nos indicará cuan cargadas están en sus fantasías, de agresión o violencia, dependiendo de los rasgos y el contexto en general.

 

¿A qué se debe que muchos de estos asesinos se lleven trofeos o recuerdos de sus víctimas?


 Nahikari Sánchez dice:

Como ya he comentado en la Fase Tótem, el asesino intenta recrear el momento del asesinato, de manera que pueda sentir la euforia que le ha producido el mismo durante el mayor tiempo posible. Así, los trofeos o recuerdos (que pueden ser desde objetos personales de la víctima hasta mutilaciones), le permitirán revivir el asesinato y sus emociones.

 

 José Cabrera dice:

A que son fetichistas, es decir, quieren poseer cosas de todo incluidas sus víctimas, y esas cosas se convierten en trofeos que les envalentonan.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

Como la amígdala de los psicópatas no se activa ante muchos estímulos emocionales  a diferencia de la amígdala normal que sí se activa en presencia de emociones sociales, que guardan muchos de nuestros recuerdos. Lo anterior hace que estos asesinos se lleven recuerdos de sus víctimas, tal como hace un cazador con sus trofeos, para poder vivir presumiendo con sus hazañas,debido a los hábitos de clase que interioriza,los cuales actúan como esquemas de acción y de percepción.

 

¿Hay alguna forma de reconocer a estos 'Serial Killer'?


 Nahikari Sánchez dice:
Me temo que no hay una forma de poder reconocerlos previamente, no existen banderines rojos. Los estresores o catalizadores que lo lleven a cometer un asesinato no suelen manifestarse abiertamente como tales. Además no olvidemos que la conducta delictiva es el resultado no solamente de un agresor altamente motivado, sino que también hace falta una víctima potencial y una oportunidad delictiva.

 

José Cabrera dice:

Imposible desde todo punto.

 

¿Qué diferencia encontramos entre un asesino en serie organizado y uno desorganizado?

 

 Nahikari Sánchez dice:

La clasificación más popular es esta, la correspondiente entre un asesino en serie organizado y uno desorganizado descrita por el FBI y la Unidad de Ciencias del Comportamiento. La diferencia fundamental, desde el punto de vista psicológico, estaría en que el asesino en serie organizado sería un psicópata, mientras que el asesino en serie desorganizado sería una persona con un trastorno psicótico. De esta manera las escenas del crimen entre uno y otro tipo de asesino en serie serían muy diferentes. Según Holmes y Holmes el asesino en serie organizado dejaría tras de sí una escena del crimen caracterizada por una agresión planeada, una víctima extraña, una personalización de la víctima, control en la conversación y la escena del crimen, una sumisión de la víctima, uso de métodos de control, actos mucho más agresivos, posible traslado del cadáver, uso de armas y pocos indicios personales. El asesino en serie desorganizado dejaría tras de sí una escena caracterizada por una agresión espontánea, una víctima conocida, una despersonalización de la víctima, no habla con la víctima, una escena del crimen caótica, violencia súbita, no uso de métodos de control, realización de sexo tras la muerte, no suele existir un traslado del cadáver, no suele utilizar armas o estas son de oportunidad y hay muchos indicios en la escena.

 

 José Cabrera dice:

Pues en el hecho criminal de que el organizado lleva una conducta estructurada y un itinerario concreto y el otro para nada.

 

   Leonardo F.Lembo dice:

Se sabe que los asesinos en serie organizados, entre otras cosas suelen tener un buen coeficiente intelectual, y que por supuesto se manejan de un modo organizado y metódico. Entre sus recursos más utilizados se encuentran la ocultación y la mentira calculada. Los rasgos que grafológicamente respaldan a dicho accionar, en líneas generales son: Predominio de la forma sobre el movimiento, orden al emplazar el grafismo en el espacio, propensión a la verticalidad escritural, velocidad de ejecución más bien mesurada, Buena colocación de puntos y acentos en el grafismo, y precisión en general.

En tanto, los asesinos en serie desorganizados son conocidos por su impulsividad, impremeditación y por ende, por su impredecibilidad. Basicamente destacan por su accionar desorganizado. Los rasgos que grafológicamente respaldan a dicho accionar, en líneas generales son: Escritura veloz y/o acelerada, dirección de líneas variadas o ascendente, grafismo predominantemente desligado, escritura inclinada o tumbada (hacia la derecha) o de inclinación irregular, cambiante, no definida. Predominio del movimiento sobre la forma, puntuación y acentuación irregular y, sobre todo, una utilización del espacio irregular; margenes irregulares y puntualmente invasión del espacio con partes de las letras de una línea a otra, destacandose en éstas invasiones los ejes-jambas, es decir, la parte inferior de las letras; f, g, j, p, q, y, z.  Abordando al espacio de forma tridimensional destacarán la utilización de los espacios del lado derecho en los diversos niveles, a saber los nº 3, nº 6 y nº 9, los cuales en conjunto destacan por un nivel de impulsividad, desorden y agresividad descontrolado, en tanto predominen por sobre la utilización de los otros espacios. Máxime si acusa déficit en la utilización del espacio nº 5 (espacio central en sentido vertical y horizontal), en el cual proyectamos autocontrol y orden.

Por supuesto que las características recién mencionadas tienen que darse dentro de un contexto gráfico impregnado de violencia

 

¿Por qué en España, y en Europa en general, existen menos asesinos seriales que en otros países?


 Nahikari Sánchez dice:

Son muchas las variables a tener en cuenta en cuento a la diferencial correspondiente a la cantidad de asesinos en serie en Europa con el resto de continentes. Realmente no se ha realizado un estudio completo y determinante para poder contestar a esta cuestión desde la evidencia.

 

  José Cabrera dice: 

 

No es fácil de saber, pero en general el sistema policial europeo y las propias poblaciones de Europa son menos proclives a este tipo de conductas,…. amén de que los seriales de Hollywood hacen su propio papel en este caso en EEUU.

 

  Carlos A. Jiménez dice:

En Colombia hay entre 15.000 y 16.000 homicidios por año, en USA el promedio es de 18.000 asesinatos por año, 4 veces más que los ingleses y dos veces más que los Europeos. Las matanzas de Poseto (más de 20), de La Virginia (32), la masacre ColumbineLittetron (12), la de Colorado (15), las de Luis Alfredo Garavito (172) y las de muchos otros asesinos seriales pudieron haber sido prevenidas o controladas al menos si la sociedad y las ciencias jurídicas tuvieran conocimiento más amplio sobre la complejidad humana. Entre estos conocimientos cabe destacar los encontrados en la última década con respecto al estudio del cerebro humano. En tal sentido se han encontrado zonas específicas ligadas a la agresión y a la violencia. En consecuencia, es indispensable estudiar a fondo la corteza cerebral y el sistema límbico, Respecto al asesino de la Universidad de Texas (1960), se le encontró en la autopista un tumo en el lóbulo temporal y al asesino de la Virginia se la detectaron niveles muy bajos de serotonina similares a los pacientes que tienen esquizofrenia.

 

¿El comportamiento de los asesinos en serie sigue un patrón?


 Nahikari Sánchez dice:

Como ya he comentado anteriormente, el comportamiento de los asesinos en serie es al fin y al cabo, el comportamiento de personas y este es sumamente complejo, por lo que es difícil establecer patrones. Así, lo más similar a un patrón estudiado desde la evidencia serían las fases que ya he comentado, de Norris.

 

 José Cabrera dice:

Ninguno del que podamos aprender, solo se rigen por la búsqueda de un tipo de persona concreto y a veces ni eso.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

Como patrones o rasgos similares de estos asesinos se podrían enunciar entre otros los siguientes:

- Ausencia de conciencia y de moralidad.

-Altamente promiscuos.

-Son personas que se involucran desde su niñez en problemas.

-Son producto en la mayoría de los casos de un “mal útero”.

-En su contexto familiar han recibido maltrato.

-Son creativos e inteligentes, pero de bajo perfil moral.

-Desde la neurología sus lóbulos frontales son reducidos o no se comunican apropiadamente con la amígdala, que por lo regular, es pequeña.

-Tienen familiares alcohólicos o adictos a drogas sicotrópicas y también son consumidores.

 

¿Podrían ser rehabilitados los psicópatas para la sociedad?

 

 Nahikari Sánchez dice:

Las personas       que puntúan alto en psicopatía responden con mayor dificultad al tratamiento. Las prescripciones más significativas a la hora de completar un tratamiento con mayor éxito serían el seguir un tratamiento intensivo en un ambiente estructurado y positivo de manera que quedaran neutralizadas las redes sociales antisociales (Lösel). Para lograr una mayor eficacia resultan fundamentales las tres claves de la Criminología: prevención, detección e intervención.

Dentro de los programas no resulta adecuado tratar la empatía, teniendo un mayor tasa de éxito los programas que funcionan a base de recompensas y castigos.

Con todo, hoy en día el objetivo principal de los tratamientos a personas con rasgos psicopáticos y conductas violentas es que estas cada vez lo sean menos y se produzcan de manera menos frecuente.

 

 José Cabrera dice: 

Los antaño psicópatas hoy Trastornos Disociales de la Personalidad son formas de ser sin posibilidades terapéuticas conocidas.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

Cuando son producto de daños cerebrales es muy difícil su recuperación, he ahí la necesidad de hablar de “clínicas perpetuas” y no de prisiones perpetuas para proteger a la sociedad.

 

¿Es más fuerte el impulso de matar que la propia libertad para los asesinos en serie?


 Nahikari Sánchez dice:

Para contestar a esta pregunta deberíamos tener en cuenta la eficacia, o no, de las políticas disuasorias y de la pena privativa de libertad como repelente hacia la conducta violenta. Es un hecho que no por que haya mayores penas o por que estas sean más penosas la población delinque menos. Los asesinos en serie también actúan de esta manera.

 

 José Cabrera dice:

No es el impulso de matar, es el impulso de hacer “lo que les viene en gana”,….y una vez hecho les es indiferente que les atrapen.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

La falta de una auténtica finalidad en la vida, aunado a su primitiva impulsividad propicia la materialización de sus tendencias ciegas. De ahí la presencia de rasgos gráficos en donde predominan la impulsividad, las normas rebajadas y por ende, la falta de autodominio.

 

Muchos de los asesinos en serie ejecutan sus actos dirigidos por una voz interior, satanás que les controla, etc... ¿Creen en ello o sólo buscan una justificación en sus actos?

 

 Nahikari Sánchez dice:

Deberíamos diferenciar entre personas con rasgos psicopáticos y personas psicóticas. Las primeras no están caracterizadas por escuchar voces o ver visiones que les ordenan actuar de una o de otra manera. Son perfectamente conscientes de lo que hacen y en la mayor parte de los casos saben que lo que hacen está mal. Por esto los psicópatas son imputables y tras el juicio, ingresan en un centro penitenciario. Los psicóticos, entre los que podemos encontrar a esquizofrénicos, paranoides, etcétera, si pueden tener ilusiones auditivas o visuales y sentir que les persiguen o les ordenan actuar de determinada manera. En estos casos, estamos ante una persona con una enfermedad mental y por lo tanto inimputable. Tras un juicio ingresara en un centro psiquiátrico.

Pueden existir casos en los que un psicópata quiera pasar por psicótico al creer que obtienen algún beneficio.

 

  José Cabrera dice:

Cuando hay voces eso significa alucinaciones y estamos hablando de otros Trastornos, en especial Psicosis, la verdadera enfermedad mental. El sujeto no puede controlar su conducta y actúa por imperativo patológico.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

Los asesinos en serie no solo plantean que sus actos son dirigidos por voces interiores, sino que también argumentan estados  de amnesia. Para la neurociencia se hace necesario comprender la cartografía del funcionamiento cerebral para poder dilucidar lo que realmente sucede en un cerebro, cuando es dominado por la ira o el intenso dolor y es capaz de cometer todo tipo de actos violentos. De esta forma se podrán proponer visiones más apropiadas que aquellos enfoques, de algunas corrientes tradicionales de  las ciencias del derecho que plantean que es necesario el castigo y la rehabilitación, debido a que el conocimiento de estos actos delictivos, que son insoportables para el ego puede de cierta forma cumplir una función de represión que permite el redireccionamiento de las conductas humanas para no volver a delinquir. Al respecto, recordemos que uno de cada tres homicidas argumentan no recordar nada acerca del momento en que cometió el ilícito. Lo anterior podría abrir nuevas brechas de comprensión sobre la necesidad de comprender que el cerebro de un violento o de un asesino, puede funcionar diferente al cerebro de un sujeto normal. Es así como, los escaneos de estos cerebros han evidenciado falta de actividad significativa a nivel funcional con respecto a la de un cerebro normal, o en muchas causas un desnivel en la tasa de neurotransmisores como la serotonina.

 

¿Qué factores influyen en una conducta antisocial en niños o adolescentes y cuáles son sus consecuencias?


 

 Nahikari Sánchez dice:

Si bien es cierto que existen rasgos de personalidad y de conducta que son propios de la psicopatía adulta, existe una opinión generalizada entre los especialistas en la materia por la que no se puede hablar de psicopatía en  el caso de los niños.

Existen varios instrumentos diseñados para el estudio de la psicopatía en menores que son el PCL-YV (Hare), el PSD (Frick) y el CPS (Lynam).

En cuanto a las características de su comportamiento se puede resaltar el hecho de que tienen problemas de adaptación con la comunidad desde muy jóvenes, teniendo una carrera delictiva muy prolífica y con conductas más violentas que los no psicópatas, y con un índice de reincidencia mayor.

 

  José Cabrera dice:

No lo sabemos, parece ser que la familia y las primeras amistades marcan la vida de estas personas de forma especial,….por eso hay quien dice “Que la Infancia es el patio en el que jugaremos el resto de nuestra vida”.

 

¿Se produce más en mujeres o en hombres (asesinos, psicópatas, matratadores, etc.)?


 Nahikari Sánchez dice:

La prevalencia de psicópatas muestra un claro balance hacia los hombres, al igual que el mayor número de asesinos o maltratadores. Con todo, no podemos arrojar un dato certero ya que deberíamos tener en cuenta la cifra negra de criminalidad y los psicópatas integrados, que no delinquen

 

 José Cabrera dice:

El hombre es mucho más auto y hetero agresivo físico que la mujer, y por ello es sin duda predominante como sexo en el delito contra las personas por lo general, es algo básicamente biológico.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

En USA  el 65% de los homicidios los cometen los hombres y solo el 22% las mujeres que en la mayoría de los casos lo hacen por despecho, infidelidad o abandono, para Buss cuando un hombre mata a su esposa, lo hace para privar su rival de esos valiosos recursos reproductivos que poseía y controlaba. Lo anterior es similar al comportamiento depredador de los leones, cuando uno de ellos mata al rival para quedarse con su territorio y con las leonas de su adversario, inclusive mata a sus críos para evitar que la leona los amamante y los olvide y se pueda convertir en su pareja reproductiva. 

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Los razgos de violencia, estadísticamente se manifiestan más en el grafismo de los hombres que en el de las mujeres. Manifestándo estas últimas razgos de agresividad, con más frecuencia que los de violencia. 

 

¿Es cierto que un maltratador tiene indiferencia emocional?

 

 Nahikari Sánchez dice:

No, o no todos. Hay maltratadores que tienen una indiferencia emocional hacia su pareja, única y exclusivamente, o hacia su pareja y allegados pero sin embargo pueden emocionarse al ver una película dramática.

Existe una gran heterogeneidad en cuanto a la personalidad de aquellos que maltratan a sus parejas, si bien es cierto que suelen ser personas dominantes, con baja autoestima y que no saben gestionar bien la frustración o el enfado.

 

José Cabrera dice:

Eso es una leyenda urbana como casi todo en este tipo de delito. Hay casos y casos, de hecho no hay dos iguales.

 

Carlos A. Jiménez dice:

Las nuevas investigaciones y descubrimientos alrededor de la Neurociencia se enfocan actualmente en poder comprender la química de las emociones para abrir nuevas brechas en la comprensión de problemas, especialmente relacionados con la violencia, donde siempre ha primado una visión reduccionista, en la cual la comprensión de este problema se atribuye a la genética, o al contexto cultural y social.

El fundamento básico para comprender la violencia desde una dimensión química, parte del supuesto de que cuando tenemos un pensamiento agresivo en nuestro cerebro, inmediatamente la respuesta que se produce es una gran cascada de moléculas de la emoción que invaden toda la corporalidad humana y no como antes se creía, que solo existía a nivel del cerebro límbico. Es así, como hoy en día son los péptidos, junto con los receptores de la célula, los químicos que más influyen en la conexión entre cuerpo y mente. Anteriormente se planteaba que eran solamente los neurotransmisores.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Detrás de todo maltrato existe cierto grado de indiferencia emocional. Dicho de otra manera, para que alguien maltrate a otro, aunque sea momentáneamente para luego arrepentirse, tiene que desenfocarse de la sensibilidad del otro para tal acción. Si hablamos de alguien que maltrata SISTEMÁTICAMENTE, del mismo modo tiene que desenfocarse o ser indiferente de los sentimientos o emocionalidad del otro. A no ser que se trate de una acción maliciosa, premeditada y en dicho caso, por igual, seguiría existiendo indiferencia por los sentimientos del otro.

Grafológicamente hablando la indiferencia emocional se puede advertir, entre otros rasgos, mediante la escritura de presión seca, desnutrida en su zona media, combinación de ángulos con inclinación del tipo vertical, máxime si es de tamaño grande. Inclinación rígida. Acerados y arpones en un contexto-ambiente gráfico negativo. Si detrás de los maltratos existe impulsividad y falta de autodomicio, se advertirá una escritura de inclinación acentuada, finales lanzados-extensos, ya sea acerados o masivos, barras de la "T" trazadas del lado derecho del hampa y una mayor velocidad escritural, entre otros rasgos.

A nievel espacial, en la zona media particularmente existirán trazos que invadan letras, palabras, y en un sentido más general, hasta líneas. Abordando el espacio de un modo tridimensional, acusará déficit en la descarga de energía (grafismo) en los espacios nº 4, lo cual es sinónimo de falta de consideración y empatía respecto a los sentimientos y necesidades del otro (rasgo dominante en precidiarios), combinado con un puntaje elevado en los espacios que conllevan agresividad e impulsividad (nº 3, nº 6 y nº 9).

 

¿Son sociópatas todos los maltratadores?


 Nahikari Sánchez dice:

No todos. Existen personas que maltratan que pueden ser diagnosticados mediante el DSM-IV con un TAP, pero no todos lo son. Los hay narcisistas, celotípicos… como digo, es muy heterogéneo.

 

 José Cabrera dice:

Para nada, de hecho algunos son personajes “ejemplares” socialmente.

 

¿Qué conduce a una persona a convertirse en maltratador?

 

 Nahikari Sánchez dice:

El maltrato se produce por la asimetría que existe entre ambos lados de la pareja, en la que una parte es dominante y la otra es sumisa. Esta es la raíz de la violencia en la pareja.

 

José Cabrera dice:

Alguien le maltrató quizás alguna vez y ahora se venga, o simplemente las drogas y el alcohol, o a veces como mecanismo de defensa,…no hay dos casos idénticos.

 

 Carlos A. Jiménez dice:

Entre muchas otras cosas, las siguientes:

-Un mal útero.

-Un contexto social -cultural inadecuado.

-Una mala educación,nacemos mamiferos pero la educacion nos humaniza.

-Ploblemáticas funcionales del cerebro.

-Adicciones

 

¿Son los celos el síntoma más común de la mayoría de los agresores?

 

 Nahikari Sánchez dice:

Es un síntoma muy común. Los celos y la patología, como es la celotipia, que es un trastorno delirante que se caracteriza por tener unos celos sin un fundamento sustentante y bajo cualquier excusa.

 

José Cabrera dice:

Para nada, los celos generan agresiones pero luego tenemos la pasión, la envidia, la venganza,….y muchas otras razones.

 

Carlos A. Jiménez dice:

No solamente son los celos, sino la infidelidad, el abandono, el desprecio o como ya lo habíamos dicho, siguiendo a Buss, muchos homicidios se hacen para privar a su rival de los recursos reproductivos que poseía y controlaba.Lo paradójico de todo lo descrito anteriormente es que el ser humano, en su proceso de desarrollo humano, tiene mecanismos neurofisiológicos y sicológicos para agredir al otro y para asesinarlo, pero también tiene mecanismos de adaptación biológica desde el córtex frontal para afectarlo, amarlo, cooperar con él y convivir en paz y armonía.

El fortalecimiento y la activación de uno de estos mecanismos dependen básicamente del entorno socio-cultural y educativo en que se desenvuelve el ser humano. Un ambiente inhóspito, desorganizado a nivel político y social, es el caldo nutritivo más grande que existe para que se produzca el delito y las diferentes formas de violencia  que van en contra de la normatividad social. Para David Buss, no es que tengamos un impulso agresivo al que haya que dar rienda suelta, más bien es el entorno el que activa respuestas homicidas que afloran en determinadas circunstancias.

 

¿Cuál es el grado de responsabilidad sobre sus actos de un maltratador?

 

 Nahikari Sánchez dice:

Es este caso habría que tener en cuenta si la persona maltratadora tiene algún tipo de enfermedad mental o ha actuado bajo alguna atenuante. Si es así podemos estar hablando de una inimputabilidad (siempre que se encuentre influenciado en sus capacidades cognitiva y volitiva).

 

José Cabrera dice:

Sino hay un Trastorno grave o enfermedad, o intoxicación, la responsabilidad es total y plena.

 

Carlos A. Jiménez dice:

Para muchos asesinos el homicidio es una respuesta fisiológica – neurológica a un ambiente inhóspito que en muchas oportunidades lo produce el contexto social y cultural en que nace el homicida, Por otra parte, cuando existen daños funcionales del cerebro que incitan a dichos comportamientos violentos no es responsabilidad del homicida. He ahí la necesidad como ya lo he expuesto que en vez de construir prisiones, lo que debe de existir son clínicas perpetuas que presten atención y control médico a estos asesinos,inclusive,  de por vida.

 

¿A qué se debe que últimamente la violencia de pareja se dé cada vez más en parejas jóvenes?

 

 Nahikari Sánchez dice:
La violencia en parejas jóvenes ha aumentado de manera exponencial en los últimos años. Existen una gran cantidad de hipótesis sobre los por qués de este aumento, más todavía cuando estaos viviendo unos años en los que existe a disposición de estos jóvenes una gran cantidad de formación e información. En estos momentos estamos realizando un estudio a través del cual esperamos poder dar respuesta a esta y otras cuestiones.

 

José Cabrera dice:

Por imitación, televisión, cine, una sociedad más desorganizada, disgregación de los patrones familiares, disolución de los marcos morales,….etc.

 

Carlos A. Jiménez dice:

Las parejas jóvenes de hoy en día, entran en forma más prematura a la vida sexual. En este sentido, es en la erotización, en  la que el hombre multiplica al infinito su violencia y su brutalidad. Es así como la animalidad humana no encuentra su origen filogenético y ontogenético en el cerebro reptílico  como lo argumenta la neurociencia al plantear que era el refugio del id, de los instintos y de todos aquellos comportamientos violentos del depravador – reptil que llevamos en nuestra interioridad. En este sentido la violencia es inherente a la dimensión más humana  y mas sublime que es la sexualidad, que se convierte en un ambiente muy propicio para la violencia entre jóvenes que todavía no han madurado el córtex frontal, lo que los hace  muy emocionales.

 

¿Por qué el maltratador no se suicida antes de terminar con la vida de la maltratada?

 

 Nahikari Sánchez dice:

Debemos tener en cuenta que la obsesión de la persona que maltrata  y a la que muchas veces responsabiliza de todos sus fracasos y desgracias es su pareja.

Así, ¿qué sentido tendría suicidarse sin antes terminar con el “origen de su tormento”?

 

José Cabrera dice:

Por miedo fundamentalmente,….

 

 Carlos A. Jiménez dice:
Para el asesinato siguiendo a Buss, es una estrategia para resolver problemas de adaptación o de supervivencia, es decir, el asesinato no solamente es una pulsión, un instinto o un impulso reptilico, que en cierta forma alimenta las ausencias psíquicas del homicida que al no sentirse llenos recurren al suicidio.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Existirían dos buenas razones, a saber, egoísmo por una parte y temor a la muerte por otra. El maltratador básicamente es egoísta pues prioriza sus sentimientos y necesidades a las de su víctima. A su vez, el temor a la muerte está entrelazado indefectiblemente con el instinto de conservación. De hecho, entre el temor y el egoísmo existe cierto romance, al aunarse estos en dicho instintito.

Las señales gráficas del temor se advierten por ejemplo en el grafismo apretado, con poco espacio entre letras. En tanto el egoísmo propende a ocupar todo el espacio. Se dan la mano en la escritura en arcadas, las cuales expresan autoprotección de la propia vulnerabilidad y propensión a la posesividad y falta de apertura generosa, siempre que estén reforzados por rasgos como por ejemplo, trazos finales cortos, regresivos, etc.

A nivel espacial  se descarga mucha energía en los nº 7 (ángulo inferior izquierdo) en donde coexisten tanto el temor como el egoísmo. Considerando lo dicho dentro de un contexto de agresividad o violencia.     

 

¿Por qué el maltratador no se suicida antes de terminar con la vida de la maltratada?

 

 Nahikari Sánchez dice:

La Criminología es por definición la ciencia que estudia al agresor, a la víctima y al propio acto violento, así como la reacción social ante el hecho delictivo y su control social. Dentro de este último punto encontramos las tres claves de la Criminología Aplicada: prevención, detección e intervención de la conducta criminal.

Quisiera daros las gracias por la fantástica entrevista que me habéis realizado y por contar conmigo para ella. Y… ¡Feliz Navidad!

 

 José Cabrera dice:

Toda, los Jueces no podrían dictar Sentencias justas sin la ayuda de los peritos…..

 

Carlos A. Jiménez dice:

En los últimos 10 años se han producido cambios muy profundos en la forma de comprender la complejidad humana y en especial todos aquellos comportamientos que violan la normativa social. Desde estas perspectivas se hace indispensable desde las Neurociencias, la Neuropedagogía  la Neurosicologia, la Criminologia, la Psiquiatria, la Grafologia, intentar entender cuáles son los principios y fundamentos básicos del funcionamiento del cerebro para  introducirnos al mundo objetivo de la ciencia y de esta forma entender de una manera más clara las diferentes conductas sociales.

Entender los principios básicos del funcionamiento del cerebro es el nuevo reto que deben asumir muchos campos disciplinares, para que siguiendo a Jurgen Habermas pueda existir un proceso de comprensión del sentido y del sin sentido, de todas aquellas experiencias humanas ligadas a la animalidad humana o a la insociabilidad que plantea Hobbes. “el hombre es un lobo para el hombre”. Es así, como es indispensable preguntarnos: ¿En qué sentido la educación puede eliminar la violencia y habitar el mundo objetivo? De esta forma se hace necesario que esta ciencia interactúe en forma interdisciplinaria con los tres mundos que plantea Habermas, es decir, con el mundo de las ciencias duras o de punta (mundo objetivo), con el mundo de las ciencias blandas (mundo de la vida), y con el mundo de las ciencias sociales (mundo personal), para que de esta forma dialéctica, podamos entender las diferencias epistemológicas entre la verdad, la rectitud y la veracidad, que son los fundamentos o principios  de la teoría discursiva o comunicativa que nos presenta Habermas para demostrar que los hechos  no necesariamente demuestran que un sujeto es culpable. He ahí la gran complejidad del ser humano y la necesidad desde las ciencias del Derecho y de la Neuropedagogía de comprender el hilo conductor que debe existir entre una teoría discursiva y una ética discursiva, en el cual no basta la mirada unidimensional del zoo-politicón  sino del zoo-parlante habermasiano.

 

  Leonardo F.Lembo dice:

Respecto de la grafología, es una eficaz y rápida herramienta para elevar significativamente la precisión en las investigaciones criminológicas, incluyendo aquellos casos en donde el individuo se encuentra prófugo, desaparecido o muerto, siempre que se disponga de su grafismo.

 

Igualmente Nahicari….Querido profesor Allende, para concluir esta prolífica charla, y, según su criterio grafológico, ¿Qué nos matiza sobre la importancia de la grafología en la lucha contra el crimen?

 

  Juan L. Allende dice:

La pregunta es amplísima.

Te hablo como grafólogo que ha estudiado neurología y psiquiatría por su cuenta.

Y que en mis clases enseño ambas materias (no las considero “extras” sino complementarias e importantísimas) Pero hablaré solo como grafólogo.

La grafología emocional

En grafología existen muchos parámetros a tener en cuenta, pero hay uno al menos que es más psicológico, que estrictamente grafico. Se denomina grafología emocional y se basa en las reacciones inconscientes ante los hechos-palabra escrita.

Un ejemplo simple:

Un niño se fuga de casa. Una vez hallado, y deseando saber el motivo o causa originaria posible, se le hace escribir. <“Mi papa me quiere mucho”> <”Yo amo a mi mamá”> etc., etc. Y nos encontramos, por ejemplo, que la palabra PAPÁ está escrita a un tamaño pequeñísimo.

Otro ejemplo:

Una persona alega que un documento indubitado de su mano se hizo bajo presión psicológica (le estaban apuntando por ejemplo, con una pistola). Y nos encontramos con alteraciones evidentes gráficas de los rasgos de seguridad.

La detección de tendencias. La grafología no puede, obviamente, detectar un hecho, pero si una tendencia o una predisposición con bastante grado de acercamiento. Y te pongo el máximo ejemplo que he vivido.

Una colega me pide opinión sobre un escrito: le han solicitado su estudio para la prensa. Presuntamente había cometido homicidio.  Le des-recomendé el estudio 1º porque cometería dos delitos con el agravante de publicidad, 2º Porque ERA EL ASESINO (lo vi clarísimo en la escritura) y podría ir después a por ella, 3º Le dije que además por su letra tenia que ser pelirrojo

(Mi colega me hizo caso)

Además los puntos dos y tres resultaron exactos: era el asesino y era pelirrojo.  Obviamente yo no detecté el hecho criminal, Pero lo que veía en esa escritura ERA TERRIBLE como cuadro de personalidad.

El ser humano es un fenómeno complejo que opera en la realidad y tiene una cierta actitud hacia la misma Lo que mide la Grafología es el efecto de esa complejidad en cuanto que resulta manifiesto en la esfera de la interacción  yo-mundo La escritura no puede mostrar los hechos tal y como ocurrieron,  pero sí el resultado tal y como es acusado por la persona y la actitud del escribiente hacia ellos.

 

La detección de mentiras. Se habla mucho del suero de la verdad, de la maquina de la verdad, etc., La grafología puede ser también un buen baremo para esto. Antes hablé de grafología emocional. Hace años en televisión tuve que opinar sobre la escritura del delincuente español apelado, EL SOLITARIO. En el texto que proyectaron, en determinado renglón, daba su palabra de honor de que nunca había querido matar cuando disparó a determinados agentes de la autoridad con efecto de muerte. El texto era todo en mayúsculas (aun lo poseo). Pues bien, en los términos: PALABRA DE HONOR, las letras se apretujaban unas sobre otras (indicando que SABIA QUE MENTÍA cuando hacia tal promesa) cosa que no ocurría en ninguna otra parte del documento.

El seguimiento de tratamientos: falsas rehabilitaciones

Muy a menudo vemos que se permite salir de prisión a delincuentes a los que se cree rehabilitados Y de nuevo delinquen reiteradamente. Hay supuestos en los que jurídicamente no había más remedio que dejar salir a quien ya cumplió la totalidad de la condena. Pero en muchos otros la grafología podía ser válida herramienta para señalar la subsistencia, o no, de los rasgos personales que llevaron en su momento a esa persona a delinquir. Qué se pueda hacer después con cada caso en concreto ya se sale de nuestra órbita de responsabilidad.

La detección de tóxicos. En este punto la grafopatología ha avanzado mucho. Por supuesto que basada en conocimientos médicos y neurofisiológicos que yo imparto en mis cursos También es evidente que en situación normal un médico para nada necesita lo que nosotros le podamos decir. Pero he vivido a menudo consultas en que se nos necesita Y pongo dos posibles entre muchas. A) El texto está escrito por alguien hace tiempo fallecido y se nos requiere para saber si en el momento de escribirlo había ingerido algún tóxico B) Otro ejemplo. Una persona alega que el documento que redactó lo hizo en estado de intoxicación En ambos ejemplos tenemos el documento pero es el único testimonio a través del cual podemos informarnos.

 A menudo no podemos detectar cual ha sido la sustancia, máxime si se ingirió un “combinado” Pero SI PODEMOS aclararle al doctor que sistemas orgánicos se habían alterado y en que sentido Vamos, yo lo he hecho con cierta frecuencia y me comprometo

Los llamados psicópatas, la confusión conceptual

He leído a menudo, en la prensa o a colegas, conceptuar como psicópata a un simple asesino múltiple Conceptualmente no tiene por qué ser un psicópata cualquier criminal, por muy sanguinario que resulte ser. Los rasgos de tendencias agresivas violentas y brutales son perfectamente detectables en la escritura, sin meternos a esas falsas aseveraciones conceptuales.

El psicópata desalmado, la confusión conceptual.

En grafopatología por otra parte se puede detectar al llamado acertadamente psicópata desalmado.

En el año 2003 me sometí a la ciega al estudio de la escritura de supuestos psicópatas que se hallaban en prisión Yo entonces no tenía experiencia gráfica sobre ese tema.

Detecté 3 tipos:  Los que denominé “agresivos violentos”;  los “fríos”; y un tercer grupo indefinido Pues bien: resultó que SOLO ERAN realmente psicópatas desalmados (con delitos de sangre) los que conceptué como fríos

Los conceptuados como violentos eran homicidas comunes.

Y el grupo indefinido delincuentes comunes.

Desde entonces sé detectar con la escritura a un psicópata desalmado.

Pero 1º No tiene por qué ser un delincuente.- Hay muchas personas que no lo son y sin embargo muestran en sus escritos la carencia absoluta de sensibilidad empática de estos sujetos.

2º Cuando lo es (delincuente) NO SE DETECTA EN LA ESCRITURA (salvo que sean actos de apropiación indebida) YO AL MENOS NO SE HACERLO.

Aclaro esto: detecto con absoluta certeza que me hallo ante el escrito de un “psicópata desalmado”. No soy capaz de detectar que pertenece a aquellos que han delinquido en delitos de sangre.

Simplemente porque los rasgos que en mi obra Grafología, agresividad y autoestima enseño sobre estas personas detectan el aspecto psicológico. No el hecho. Estos sujetos no suelen tener los rasgos agresivos violentos a los que antes hice referencia.

***

Nos despedimos con un cordial abrazo y os deseamos ¡Feliz Navidad! y ¡Próspero Año Nuevo!

 

¡Muchas Gracias! ¡Hasta pronto!...

Mila Cuélliga y J. M. Hernández

Sencillez & Orden   |     Criminen & Criminólogo