El hemisferio derecho y el 4rto cerebro | Pedagogía 3000 [neuropedagogía]

07.09.2012 09:18

El hemisferio derecho y el 4rto cerebro

 

Como funciona el cerebro triúnico, los dos hemisferios cerebrales, cómo activar el hemisferio derecho y armonizar los dos hemisferios cerebrales izquierdo y derecho; presenta qué es el 4to cerebro (lóbulos frontales). Representará la base para la educación del futuro, porque la co-creación está ligada a los lóbulos frontales. Complemente con el cuaderno # 8, el Desarrollo Intuitivo Integral.

 

                                                                      

El tema racional del hemisferio izquierdo va de la mano con la parte creativa del hemisferio derecho. Igualmente, la creatividad del hemisferio derecho va de la mano con la claridad mental y poder de ejecución del hemisferio izquierdo (ver cuadro más adelante). La invitación es buscar juntos nuevas maneras de enseñar y que se atienda los dos hemisferios, asunto indispensable al entrar en el Tercer Milenio, y especialmente el hemisferio derecho (sino se frustran los chicos!!!).

 

1.                El Hemisferio Derecho

 

El hemisferio izquierdo

 

Es el centro de la lógica. Sobre éste se basa el mundo actual y fue el pilar de la educación del siglo pasado. Se caracteriza por lo siguiente:

 

-          Proporciona una mente racional, cartesiana, que realiza conexiones lógicas entre las causas y los efectos.

-          Es analítico y calculador.

-          Como modo de expresión, se especializa en lo verbal; las palabras, los discursos, la gramática.

-          Su acercamiento es lineal, secuencial.

-          Puede hacer sólo una cosa a la vez, paso por paso.

-          Le gusta el orden. La autoridad le da seguridad.

-          Su modo de ver las cosas es de particular a global.

-          Su pensamiento es de velocidad moderada y, en general, no desemboca en la acción o por lo menos en la acción inmediata. Necesita analizar antes de actuar.

 

El hemisferio derecho

 

Es la sede de la genialidad, de las artes y de la metafísica. Se caracteriza por lo siguiente:

 

-          Es el centro visual del cerebro, que realiza conexiones asociativas y holísticas. Es la sede de la creatividad, la imaginación, lo artístico y la música.

-          Se basa sobre los sentimientos, la afectividad y la intuición. Posee un sexto sentido. Es subjetivo e independiente del tiempo.

-          Su modo de expresión es no-verbal, se basan en imágenes. Por eso a menudo es una perdida de tiempo discutir con niños, niñas y jóvenes de hoy, simplemente la palabra no es su modo de comunicación favorito. Los niños y niñas pequeños, a veces ni te escuchan, no porque sean sordos, sino que su atención está en otras cosas, porque tienen una alta facultad de auto-absorberse en su tarea o pensamiento.

-          Su acercamiento a las cosas es holístico. Ve cómo existen las cosas en el tiempo/espacio y cómo se unen las diferentes partes de un tema para formar un todo.

-          Es capaz de llevar a cabo varias tareas a la vez. Por eso muchos de los niños y niñas de hoy pueden hacer varias cosas al mismo tiempo: hacer los deberes, ver la televisión, estar atento a lo que pasa en la cocina, atender al hermano pequeño, escuchar su Ipod, MP3, etc. Tal es el caso de María Eugenia de Argentina: ella puede hacer 7 chats a la vez, además de imprimir trabajos, quemar CDs y hacer su trabajo normal: ah ¡Y contestaba el teléfono al mismo tiempo! Después conocimos a Víctor, un locutor de radio de Valencia, en Venezuela, podía hacer todo lo anterior y además ¡Estar al aire!, ¡Y hacer bromas a los demás compañeros! Incluso, estos chicos en general necesitan hacer varias cosas a la vez, sino se aburren y no sienten ningún reto. “No me puedo concentrar si hago solo una cosa”, como dicen.

-          Siguen la autoridad sólo si está democráticamente orientada, consensuada y acordada por y para todos, y si pueden confiar en la persona que la representa. También este punto es una característica sobresaliente de los niños y niñas de hoy. Cuando les dicen hacer algo “¡Porque sí!” hay muchas chances de que no lo hagan. Y una vez que el chico o la chica ha dicho no, es no; cosa que enerva bastante a los papás. Y hay que acordarse que es el que se enerva o el que se descontrola o el que grita quien pierde la cara y la dignidad.

-          Su modo de ver las cosas va de lo general a lo particular. Por eso, a veces los chicos no entienden las cosas pequeñas y triviales de la vida, como poner los cordones de los zapatos, comer, ganar dinero, pero pueden entender fácilmente cosas metafísicas o asuntos complejos de computación o física quántica. Tampoco les gusta estudiar algo o perder mucho tiempo en algo que saben que no va a servir en el futuro, algo que saben que les va a tocar re-crear de cero y de otra manera.

-          Su pensamiento es tipo ráfaga o flash; es decir, extremadamente rápido. Por eso, en general estamos frente a niños y niñas muy veloces. Basta darles la instrucción una sola vez y ya lo saben, por ejemplo con las computadoras y la tecnología de punta. Por eso los niños, niñas y jóvenes de hoy tienen su manera de hacer las cosas y su mente tiene un importante manejo de pensamiento alternativo o lateral (Multi-lateralidad); es decir, son capaces de encontrar una tercera, cuarta o más soluciones al mismo problema, además que tienen la capacidad de ponerlo en práctica en el acto por lo que tienen una mente-acción muy desarrollada. Hablamos de una acción no solamente física, sino también astral o de otros niveles.

 

Estas características y bondades del hemisferio derecho fueron reprimidas en la educación de los siglos pasados y en nuestra propia educación. Por ejemplo en otra época,  no se incentivaba la facultad ambidiestra ni se dejaba que los zurdos utilicen su mano izquierda (La que está directamente ligada al cerebro derecho). Al contrario, se le amarraba el brazo izquierdo para obligar al niño y la niña a que utilice su mano derecha, hecho que sabemos ahora es dañino para el desarrollo armónico del estudiante.

 

Ahora todas estas características del hemisferio izquierdo son las sobresalientes en los niños y niñas de hoy, y explican en parte su modo de ser y aprender. Estas pautas van a dar luz a una sociedad más humana, más creativa y más intuitiva, siempre y cuando el cerebro funcione con ambos hemisferios de manera equilibrada y armónica.

 

El Dr. Herrman plantea, en 1990, que el cerebro límbico o cerebro emocional también tiene dos hemisferios, dando un sistema en total de cuatro cuadrantes, como lo llama el autor y se expresa en un modelo que integra la corteza cerebral con el sistema límbico.

 

Concibamos esta integración como una totalidad orgánica dividida en cuatro áreas o cuadrantes, a partir de cuyas interacciones se puede lograr un estudio más amplio de la operatividad del cerebro y sus implicaciones para el aprendizaje y la creatividad. (Jiménez Vélez: 2000, 67ss).

 

Entrevista a Matías de Stefano

 

¿Cuál es la relación ente los hemisferios y las dimensiones?

 

A través del hemisferio derecho se puede entender mejor la 4ta dimensión. El hemisferio derecho puede manejar la 4ta, 5ta, 6ta y hasta la 7ma dimensión.

 

El hemisferio izquierdo es necesario también porque se necesita un orden. La 1ra, 2da y 3ra dimensión provee este orden.

 

Lo que se busca es el equilibrio entre los dos hemisferios cerebrales.

 

¿Cómo encontrar este equilibrio?

 

-          Para el hemisferio derecho: hay que ayudarle a que su campo creativo no se altere sino que se eleve en el nivel de conciencia, siendo capaz de poder percibir el nivel de creación y de emanación de las cosas. Por eso es importante trabajar mucho el nivel creativo en las escuelas.

 

-          Para el hemisferio izquierdo: para poder crear, se necesita que se estructure las formas, el nivel estético y el orden y eso es proveído por el hemisferio izquierdo. Por lo tanto todo lo que “activa” el hemisferio derecho intenta acomodarlo el hemisferio izquierdo.

 

-           

¿Por ejemplo?

 

Las recomendaciones, entre muchas otras, pueden ser:

 

-          Hacer ejercicios físicos del cuerpo que armonice los dos hemisferios (Brain Gym por ejemplo)

-          Hacer ejercicios de creatividad, manejo de la intuición y de la conciencia creativa mezclado con procesos del hemisferio izquierdo. Por ejemplo el audiovisual: producir un video descabellado requiere de imaginación y creatividad, y a la vez necesita de estructuras racionales para producirla: escribir  el guión, dibujarlo, ordenarlo, generarlo, financiarlo, actuarlo, hacer la música. Todo eso a raíz de “un cuento” que me ocurrió.

 

Por eso para poder generar, co-crear esta realidad que mi hemisferio derecho puede ver, percibir, tengo que organizarlo mediante las herramientas que tiene el hemisferio izquierdo. Y eso en todas las materias. Para hacer música, tengo que poder saber matemática y escritura musical. Para hacer teatro, tengo que saber la estructura del teatro. Para escribir tengo que saber la estructura de un texto. Para dibujar, la estructura de la estética. Es decir que se trabaja en conjunto creando y ordenando.

 

2.        El 4rto cerebro

 

Los niños de hoy tienen sus lóbulos frontales sobreactivados. Aquí esta la visión, el futuro, el poder de proyectar sin interés personal, para el bien común, para poder proyectar y co-crear todo lo nuevo. La autora Michelle Fourtune (Marie Pré, Francia, 2004) lo llama el cuarto cerebro.

 

Por eso es importante que los padres dejen que las cosas ocurran naturalmente con los chicos, no detenerlos. Somos testigos en realidad de un proceso hermoso que se da naturalmente. La nueva educación es más sencilla  de lo que lo pensamos.

 

 

 

        Ilustración de Michelle Fourtune (Marie Pré, Francia, 2004)

 

Michelle Fourtune en su libro Mandala y pedagogía. Acercamiento teórico y práctico:

 

El tercer cerebro, que recubre los dos primeros, es más evolucionado. Es el neocórtex. Con la ayuda del cuerpo calloso, que une los dos hemisferios complementarios, realiza un trabajo considerable: recibe gran cantidad de información, a la vez que clasifica, “almacena”, analiza y cataloga. Además, resuelve problemas y toma decisiones. Pero, sobre todo, puede expresarse y comunicarse porque… habla. Al organizar las actividades complejas, nos conduce de la acción espontánea a la reflexionada.

 

En su parte anterior, detrás de la frente, se ha desarrollado lo que llamamos el cuarto cerebro, el más reciente, la corteza prefrontal (dos lóbulos frontales) que:

 

-      está totalmente abiertos al futuro. 

-      Es la zona de la intención y del proyecto.

-      Esta corteza desarrolla todas sus energías para preparar una acción futura.

-      Se ocupa de la planificación y de la reflexión.

-      Y nos permite mirar con una cierta distancia las situaciones vividas y retrasar la respuesta para poder adaptarla mejor.

 

También es donde se localiza la relación “gratuita”. La corteza prefrontal toma en consideración al otro, acepta la diferencia y desea ayudar y compartir. ¿Quizá contenga en ella el germen del hombre realizado? Añadamos que la corteza frontal esta  estrechamente ligada al cerebro límbico, es decir, a la historia emotiva de la persona, que su liberación se consigue con la superación de nuestros sufrimientos psicológicos.

 

El funcionamiento del neocórtex y de los lóbulos frontales nos muestra que nada se gestiona de forma eficaz sin cierta distancia, sin un proyecto. Por otra parte, la respuesta apropiada a los estímulos internos y externos, en relación con lo vivido anteriormente, implica un análisis claro de los datos, una gestión de la complejidad, que no se lleva a cabo plenamente a menos que “tomemos la riendas” (HTF), es decir, si impedimos que los niveles primitivos del cerebro guarden el poder.

 

Solo un proyecto de crecimiento, de dinamización de toda la persona, puede ser el motor de la educación.

 

Este proyecto no es posible a menos que el ser devenga sujeto de su armadura, escogiendo su vida de aprendizaje en función de sus recuerdos cercanos, de sus vivencias auténticas  y de sus necesidades profundas…Es en el centro de esta toma de conciencia donde se encuentra la clave del proceso de aprendizaje. ¿Nos damos el tiempo suficiente en la vida escolar y familiar para con los niños sobre el sentido de la educación que reciben? No del proyecto a largo plazo (tener buenas notas, hacer bien un ejercicio, agradar a la familia) sino de la visión a más largo plazo: de lo que ello implica para la evolución del individuo, para dar sentido a la vida entera. El niño no tiene otro objetivo que crecer. Se constituye por imitación. ¿Tiene ante si adultos en estado de crecimiento interior?

 

Si el proyecto esencial – saber que nuestro potencial único nos conduce a realizar una tarea particular y totalmente necesaria- es asumido por el sujeto en sí mismo, la puerta de la conciencia se abre. Si es expresado y tenido en cuenta por el entorno y los educadores, los objetivos del aprendizaje y las herramientas de crecimiento serán mas fáciles de definir ya que son necesarias para esta evolución, Asimismo, valorizar, reconocer, dinamizar los recursos y proyectos de una persona depresiva o desorientada, le permitirá reencontrar su dignidad y el sentido de su vida.

 

La corteza frontal necesita representar por adelanto las situaciones que vivirá para implicarse; en otras palabras, ha de poder posicionar las situaciones por las que va a pasar en un contexto presente o futuro. Si puede proyectar, planificar, estará relajado en los momentos que requieran intercambio, trabajo en equipo y cooperación, ya que se mueve naturalmente hacia al otro. Es a nosotros a quienes nos toca ofrecer a los niños y adultos las estructuras positivas que les permitirán desarrollar por si mismos su camino de búsqueda y su propia capacidad de comunicación. No los ahogamos en su lugar, pues seria condenar el éxito real de su proyecto sea el que fuere. (Michelle Fourtune, Marie Pré, Francia, 2004:87-94).

 

El lóbulo frontal, un valiosísimo recurso.

 

El Doctor Ricardo Castaño Gómez, declara que:

 

 

La educación del cerebro derecho en efecto es el único método de educación que trazará la creatividad del hombre. Y el tipo de persona necesaria para el siglo veintiuno es la persona con la creatividad o ideas de inspiración, en otras palabras, la persona con un cerebro derecho abierto o desarrollado.

 

Hasta este día la educación se ha centrado en el cerebro izquierdo. Esta es una forma de aprendizaje, la cual utiliza la mente conciente para hartar el conocimiento basado en el razonamiento de la mente.

 

En contraste a esto en el siglo veintiuno, la educación estará centrada en el cerebro derecho en cuyo caso, sin incluso tratar de aprender, el subconsciente del estudiante de gran manera utilizará su poder para aprender naturalmente. No obstante será un método de aprendizaje que no dependerá por completo o influenciado hacia el cerebro derecho; en su lugar el énfasis será puesto en un método de educación bien equilibrado entre los hemisferios derecho e izquierdo.

  

La característica de tal método de aprendizaje es que enfatiza la utilización ritual y la importancia de la habilidad del cerebro derecho para visualizar las imágenes. Las clases comenzarán y terminarán con la meditación. El énfasis se pondrá en el entrenamiento de imágenes y el juego ESP (Percepción Extrasensorial) se incluirá como parte del currículo.

 

Los límites de la memorización del cerebro izquierdo inefectivos, del pasado, serán reconocidos, y se pondrá énfasis en la memorización del cerebro derecho que usa lo imaginario. Será una época en la que el cultivo de la memoria fotográfica y la lectura acelerada se considerarán totalmente naturales.    

 

El siglo veintiuno verá personas con cerebros derechos desarrollados que participan activamente en todos los campos. Las personas con cerebros derechos desarrollados serán responsables del gran florecimiento en adelante en todos los campos: la ciencia, deporte, invención, descubrimiento.

 

LOS NIÑOS PUEDEN VER LO OCULTO

 

    Entre los misterios poderosos del recién nacido está el ESP que se dice consiste de (1) telepatía, (2) clarividencia, (3) lecturas de manos, (4) precognición, o la habilidad para ver el futuro, (5) telequinesia psíquica, o la habilidad para usar la voluntad de energía del poder. Aquí se presentan algunos ejemplos de niños con habilidades ESP, tomados de las cartas de los miembros del club de Amigos de Educación de Infantes.

 

Extractos del Libro Del Dr. Makoto Shichida, Japón, TEORÍA Y PRACTICA DE LA EDUCACIÓN DEL CEREBRO DERECHO EN LA INFANCIA:

 

Desarrollando la Memoria del Cerebro Derecho.

 

 Aunque la capacidad de memoria del cerebro derecho es la más poderosa, ésta ha sido utilizada muy poco. Hace más de mil años, los Mayas de Centro América pronosticaron lo siguiente: “Entre el año de 1987 y 2012, la humanidad tendrá una ‘revolución de la memoria’. Los seres humanos llegarán a resonar con las memorias cósmicas, y se desarrollarán nuevos seres con talentos, intelectos, y emociones extraordinarias”. Este escritor cree que esta predicción de los Mayas de la ‘revolución de la memoria’ también era para predecir que los hombres eventualmente descubrirían la función de la memoria del cerebro derecho la cual por completo es diferente de aquella del cerebro izquierdo, y serían capaces de utilizar las funciones.

               

Una vez que la memoria del cerebro derecho sea desarrollada, uno tendrá un sistema de memoria con el que nunca se olvidará lo que una vez ha visto y escuchado. Con este sistema, uno simplemente no podrá memorizar todo, sino que sus creatividades serán de gran forma incrementadas y tendrá el poder de la concepción diferente de las personas ordinarias. Si la memoria del cerebro derecho también es incrementada, la memoria de uno será capaz de resonar con la memoria cósmica como lo predijeron los Mayas.

 

¿Cómo es esto posible? El cerebro derecho tiene una función de resonancia. Edgar Casey una vez dijo que el cerebro humano resonaba con las vibraciones de su corazón. Esto indica la función de resonancia del cerebro derecho.

 

Carl G. Jung, un psicólogo de Suiza decía que, “La Conciencia colectiva existe dentro del subconsciente”. Un día, Jung escuchó a uno de sus pacientes gritar en el jardín, “Buen doctor, venga aquí. Mire al sol dejando huellas, y las huellas generando un viento”. Jung estaba sorprendido porque aquellas palabras eran las mismas palabras escritas en un libro usado en un festival religioso para revelar a los nuevos creyentes hace dos mil años. Él se preguntaba cómo un paciente no-educado, que posiblemente no conocía este texto pronunció estas palabras; en otras palabras, cómo las palabras del libro antiguo correspondían a las palabras pronunciadas a través de la creatividad del paciente.

               

Con tales preguntas como ímpetu, Jung empezó su estudio sobre ‘la conciencia más profunda del humano’. Luego, después de muchos años de estudio psicoanalítico, él se llegó a convencer de que la subconciencia no es la inconciencia oprimida del individuo como lo había dicho Freud, sino “una fuente de ideas que se genera una tras otra desde un origen infinito derramado interminablemente”. Jung decía que si las personas eran o no educadas, los recuerdos antiguos podían presentarse en la subconciencia de alguien. Decía que aquellos recuerdos de pronto emergían con sus imágenes correspondientes que no pueden percibirse por los cinco sentidos ordinarios.

               

Por esta función de resonancia, los hombres tienen intuiciones e inspiraciones. Mientras que las funciones del cerebro dependen de las ondas cerebrales, todas las cosas del cosmos pulsan y emanan ondas[1]. El cerebro derecho tiene una habilidad para resonar con tales ondas. El cerebro derecho, más allá de los cinco sentidos del cerebro izquierdo, resuena con todos los seres, y tiene el poder de visualizar las ondas emanadas por tales seres. Con el desarrollo de este mecanismo, lo que los Mayas predijeron podría realizarse.

 

La memoria del cerebro derecho es capaz de intensificar la inteligencia humana y aumentar el volumen de material o información que puede memorizarse. El cerebro es una unidad de procesamiento de información viva. Pero el cerebro derecho no ha sido capaz de funcionar por completo a causa de la interferencia del cerebro izquierdo. Si uno puede aprender cómo liberar al cerebro derecho de la interferencia del izquierdo y, si uno puede llegar a ser capaz de utilizar la función de la memoria del cerebro derecho, el sistema fisiológico del cerebro cambiará por completo, y el efecto de la educación será muy diferente de lo que han sido.

 

La Figura 1 demuestra la diferencia en función entre el cerebro derecho e izquierdo.

 

 


[1] Ver los estudios sobre el campo morfogénico del Dr. Rupert Sheldrake

 

Cuadernos pedagogicos # 16

Pedagogia 3000©